París.- Horas después de que su reinado como campeón del Abierto de Francia fuera interrumpido el martes por el tenista sueco Robin Soderling, el suizo Roger Federer se las arregló para tomarse con humor el momento.

Luego de sentarse para enfrentar a los medios de comunicación tras caer por 3-6, 6-3, 7-5 y 6-4 ante Soderling, un resultado que puso fin a una secuencia de 23 semifinales consecutivas de Grand Slam, Federer mostró a los presentes una sonrisa irónica.

"Todo llega a su fin en algún momento", dijo Federer sobre su primer fracaso para llegar a las semifinales de un Gran Slam desde que el brasileño Gustavo Kuerten lo derrotó en la tercera ronda de Roland Garros en 2004.

"Uno espera que no suceda, pero pasa (...) Ahora supongo que tengo la racha de cuartos de final (...) Ha sido increíble. Si yo pudiera haber firmado llegar a todas esa semifinales seguidas, lo habría hecho de inmediato", agregó.

Para el suizo, de 28 años, lo peor aún podría estar por venir, ya que perderá su número uno del ranking si el español Rafael Nadal gana el torneo el domingo. Pero Federer se mantiene optimista.

"No creo haber jugado un mal partido", dijo Federer, quien venció a Soderling en la final del año pasado luego de que el sueco terminara con el reinado de Nadal en polvo de ladrillo tras derrotarlo en la cuarta ronda.

"Le pegué bien (a la pelota), jugué agresivo. (Pero) cuando las condiciones de la cancha estuvieron más pesadas tras regresar de la lluvia, él jugó bien", agregó.

Federer ahora deberá hacer las maletas y partir a Londres con la esperanza de poder defender su título en Wimbledon y mejorar la imagen dejada en Roland Garros.

"Realmente sentía que mi tenis estaba lo suficientemente bien como para venir aquí y hacerlo de nuevo (ganar el torneo), pero hoy no fue el caso", dijo.

"Hay que seguir adelante, pasar al césped y olvidarse de esto un poco", concluyó.

BVC