Te voy a contar un sueño hecho realidad. Recién cumplí los 20 años de edad, salté de las fuerzas básicas al extranjero. Me gusta decirme que no hay que rendirse y que somos el resultado del esfuerzo. En julio del 2017 me tomé una foto en el aeropuerto Austin-Bergstrom en Texas, cuando iba rumbo a un nuevo reto. El Manchester City Sub 23 y el FC Groningen de Holanda se habían fijado en mí.

“Muchas gracias a @clubsantoslaguna. Fue un camino difícil más no imposible. Siempre sudando la camiseta como todo un guerrero, pero este es sólo un paso para lo más grande, espero llegar al mejor club de Europa. Gracias a todas esas personas que me ayudaron a cumplir mi sueño, nunca olvido quién soy y de dónde vengo”.

Dos años después de ese mensaje en su cuenta de instagram, Uriel Antuna es parte de la alineación de Los Ángeles Galaxy y actualmente comparte vestidor con Zlatan Ibrahimovic.

Llegó a Santos Laguna desde la Sub 15 y creció con ellos en fuerzas básicas, un proceso que duró cinco años. Se le abrió la puerta de la Selección Mexicana Sub 20 y la posibilidad de irse a Europa.

La historia de Antuna es de ensueño y puede inspirar a los aproximadamente 100 jóvenes que hoy juegan en las fuerzas básicas de Santos (contando las Sub 13, 15, 17, 20 y equipos de Segunda y Tercera División).

¿Tienes alguna estadística de cuántos chicos están brincando al extranjero directo cada año?

“Después de 12 años hemos logrado que sólo dos jugadores lo hicieran: Uriel Antuna y Júnior João Maleck Robles. En las fuerzas básicas no sólo trabajas para llegar al primer equipo, sino para cumplir tu sueño, sea con Santos o en Europa. Tenemos que formar futbolistas que puedan jugar no sólo con el primer equipo, sino con cualquier entrenador. La primera meta consiste en consolidar el proyecto de fuerzas básicas, potencializarlo y convertirlo en un diferenciador”.

José Riestra, vicepresidente de Santos Laguna explicó a El Economista sobre la inversión, rentabilidad y filosofía de sus fuerzas básicas.

En 12 años, Santos se ha colocado como el tercer equipo de la Liga MX que en el balance entre gastos e ingresos de la venta de jugadores, ganó más de 69.3 millones de dólares, de acuerdo con cifras de Transfermarkt.

¿A quién no le gusta invertir su dinero?

Una pregunta básica en la lógica de que a cambio de una inversión es deseable ver un resultado y en Santos Laguna (que pertenece a Grupo Orlegi) hay accionistas que buscan rentabilidad.

El club Santos Laguna estima que la inversión por un futbolista de fuerzas básicas puede llegar hasta 547, 000 pesos anuales. Un jugador de la Sub 20 les cuesta 2,000 pesos diarios; 1,600 pesos uno de la Sub 17; y 1,300 pesos uno de la Sub 15.

La cantidad incluye la alimentación, un salario o ayuda (que varía dependiendo de la categoría y va desde 3,000 hasta 15,000 pesos mensuales), y el pago a las personas que hacen posible el trabajo de las fuerzas básicas, como nutriólogo, psicólogo, entrenador, preparador físico y fisioterapueuta.

De acuerdo con una investigación de Univisión Deportes, un club de la Liga MX invierte hasta 90,000 pesos anuales en un solo jugador. Y en el total de sus fuerzas básicas (scouteo y detección de talento) los equipos invierten en promedio al año más de 1,000 millones de pesos (52.7 millones de dólares). Algunos equipos como Chivas destinan 135 millones de pesos (7.11 millones de dólares) y Pachuca unos 110 millones (5.8 millones de dólares).

Santos es un indicador de su filosofía en la formación de jugadores.

“Nosotros estamos alrededor de 65 millones de pesos en inversión de fuerzas básicas (3.5 millones de dólares). Aplicamos el fair play financiero en nuestra política de fichajes. Buscamos el talento para darle una plataforma con mejores oportunidades. No pensamos ‘vamos a comprar esto barato para luego venderlo caro’, decimos... ‘hay que detectar talento que se pueda desarrollar para darles mejores oportunidades’. No puedo competir con equipos que ingresan tres o cuatro veces más que yo, y la única forma es haciendo un trabajo distinto, encontrar el talento y desarrollarlo. Trabajamos la parte artesanal del futbol y por eso no se puede producir en serie, porque a cada jugador se le da un trato especial”, menciona José Riestra.

Además, Santos mira hacia la detección de talento en Estados Unidos, donde tienen registrada una base de aficionados de 135, 000 personas

Diez equipos de la Liga MX han colocado en territorio estadounidense 70 academias, siendo Tigres (17), Monterrey (15) y América (11) los tres principales clubes con más academias.

“Tenemos 43 academias en el país y cuatro de ellas son de marca Tampico Madero. Nos iremos a Estados Unidos a poner academias”, comenta Salvador Escobar, director de Marketing del club.

El trabajo que realiza Santos con sus fuerzas básicas, sus estudios de mercado para conocer a sus fans y el trato que le dan a sus patrocinadores es el reflejo de la filosofía que aplican en el manejo de sus recursos.

“Santos no compromete los recursos del futuro en el presente. Buscamos un club rentable que tenga entre 10 y 15% en torneo regular, que debe ser superavitario, trabajando en la parte de ingresos comerciales, TV, marketing y todas las plataformas nuevas. Hay que ingresar más de lo que hay que gastar.

Una de las formas que hace que los equipos vayan a la quiebra es que adelantan ingresos del futuro. Por ejemplo, usan los derechos de TV de cinco años por adelantado para pagar el equipo de hoy entonces, mañana ya no tienen ingresos, ya se hipotecaron”, explica el vicepresidente del club.

En Santos, sería muy extraño ver que fichan a una estrella. Lo más que han invertido para esta temporada fue por Diego Valdés (6.8 millones de dólares) procedente de Morelia. Nada comparado con la compra más cara que Rayados hizo por el argentino Maximiliano Meza por 14.6 millones de dólares.

Y en el periodo anterior (2017-18), en las altas registradas por  el equipo, todos aparecen en condición de préstamo, según datos de Transfermarkt.

“Pagar a una estrella, seguramente el club lo pueda hacer pero una sola vez, pero seremos felices seis meses y después qué pasará los siguientes años. En la Liga española y Premier League, todos los clubes son rentables. Pueden tener un gran espectáculo y además el club está en buena condición”.

José Riestra señala que es necesario vigilar el desarrollo de los jóvenes, a través de las herramientas tecnológicas, que ayudan a minimizar el margen de riesgo cuando adquieren un jugador.

El club tiene un presupuesto de hasta 300,000 dólares al año para aplicar la tecnología del Centro de Innovación Tecnológica (Citec) y adicional, Santos paga sus propias herramientas tecnológicas porque, el Citec no cubre a la Sub 13 y 15.

“No es el hilo negro, la forma más económica de traer a un jugador es cuando lo formas, todo este proceso de desarrollo personal y futbolista. Hay un riesgo de adaptación que nadie te puede garantizar. La Liga MX ha invertido entre 580 y 650 millones de pesos al año en derechos de formación y si una venta como Diego Lainez fue de 18 millones de dólares, el retorno de inversión es alto”.

El vicepresidente ahonda en el equilibrio que buscan llegar en el primer equipo: “Trabajamos constantemente en que un 33% corresponda a cada rubro en: jugadores extranjeros, los que son de casa y los comprados en el mercado mexicano”.

Santos define su perfil financiero en invertir en jóvenes que le representen al club un ingreso a futuro.