El erigirse como el mejor jugador de un Mundial Sub-17 no les ha significado a todos los galardonados asegurarse una carrera y un nombre en el balompié. En cinco de las 13 ediciones de esta competencia, los adolescentes que deslumbraron con su futbol durante el torneo a la postre terminaron desaparecidos, en el olvido.

Hombres como Cesc Fábregas, Landon Donovan y el último fichaje del Real Madrid, Nuri Sahin, engalanan la lista de los elementos más destacados de éstos mundiales.

Fueron las ediciones de China 1985, Canadá 1987, Escocia 1989, Ecuador 1995 y Egipto 1997 en las que William (Brasil), Philip Osando (Nigeria), James Hill (Escocia), Mohamed Al-Kathiri (Omán) y Sergio (España), los jugadores que se llevaron la Bota de Oro de las copas en las que participaron, para luego desaparecer.

Adriano fue la primera Bota de Oro que se consolidó

Fue en la edición de Italia 1991 cuando tuvo a una Bota de Oro quien años más tarde sería un futbolista reconocido en todo el planeta. Adriano, que durante el torneo derrochó calidad y marcó cuatro goles, y que años después llegó a la Selección de Brasil, destacando en la Copa América del 2004, para luego saltar a Europa con Inter de Milán.

En Japón 1993 figuró Nwankwo Kanú, nigeriano que además de coronarse marcó cinco goles y convenció a todos para elegirlo como el mejor jugador del torneo, para más tarde brillar con Inter de Milán y el Arsenal de Inglaterra. Actualmente milita en el Porstmouth.

Donovan y Beasley mantuvieron su nivel

A pesar de que Estados Unidos concluyó en el cuarto sitio de Nueva Zelanda 1999, Landon Donovan y DaMarcus Beasley brillaron con su equipo y al final fueron elegidos como los mejores futbolistas de aquella edición. Actualmente, Landon es el capitán y figura de su Selección, tras tener un breve paso por el futbol alemán e inglés, mientras que su compañero ya formó parte de planteles como los del Manchester City y el Hannover 96, club en el que aún milita.

Para la edición de Trinidad y Tobago 2001 fue el francés Sinama Pongolle la Bota de Oro. Su última campaña la disputó con el Zaragoza.

Fábregas y Silva, los que refrendaron con un campeonato

Cesc Fábregas y David Silva destacaron con España en Finlandia 2003, edición en la que quedaron subcampeones, ganando la Bota de Oro y demostrando su calidad, que más tarde quedó en evidencia en Inglaterra, con el Arsenal, y el Valencia, respectivamente.

En Perú 2005 Anderson, ahora jugador del Manchester United, y Giovani Dos Santos, perteneciente al Tottenham y que hoy brilla con México, fueron nombrados los mejores el torneo, ambos figuran.

Nuri Sahin y Bojan cierran ésta lista

En esa misma Copa de Perú 2005, Nuri Sahin, última contratación del Real Madrid, fue uno de los goleadores del certamen, para años más tarde ganarse un lugar en el conjunto merengue. Carlos Vela, líder de los romperredes en ese torneo, también siguió su carrera, aunque con menos fortuna y desfilando por diversos clubes.

Bojan, delantero del Barcelona, se llevó la Bota de Oro de Corea 2007, para luego mantenerse en gran nivel y tener hoy ya dos copas de Europa con Barsa, conjunto con el que ya ha festejado varios goles. El mejor jugador de ese torneo en el campeonato fue Toni Kroos.

Para la edición del 2009, el mejor jugador del campeonato se lo llevó Sani Emmanuel, quien firmó contrato en el 2011 con el equipo italiano Lazio.