El Rey Midas. Así se le conoce a Víctor Manuel Vucetich porque todo lo que toca lo convierte en oro o en términos más terrenales, equipo al que dirige es exitoso. Gallos, un club que ni siquiera pintaba antes del arranque de la Liga MX, después de un mes es el líder de la competencia con cuatro victorias, un empate y cero derrotas.

Ahora son líderes del campeonato por mejor diferencia de goles que el América, con quienes están empatados en puntos. Ganaron 2-0 a Juárez como visitantes y miran a todos desde la parte más alta.

Gallos tiene un precio de su plantilla de 32.6 millones de euros según Transfermarkt, dos veces y media menos que Monterrey, que es el de mayor valor en el mercado, pero hasta ahora el método Vucetich ha dado resultados con orden táctico, solidez defensiva y sacando lo mejor de cada jugador. Por ello posee 11 títulos entre Primera y Segunda División, así como tres Concachampions con Rayados.

Sin ser espectacular, América no pierde paso

Hace años, a lo mejor no lo recuerdan, pero una de las características de Miguel Herrera como entrenador era que siempre arriesgaba. No había medias tintas: ganar o morir. Y así podía sacar una victoria con el Atlante o ser goleado. El tiempo pasó y llegó la oportunidad con América y el Tri.  La historia cambió. “Aprendí que no siempre se puede jugar como uno quiere y hay que cuidar los resultados en ocasiones”, comentó cuando ya era entrenador de la Selección Mexicana.

Las Águilas superaron el sábado 1-0 a Monarcas y Herrera reconoció que no fue su mejor partido.

“Estamos trabajando y si este equipo gana aún así, está bien. Nuestra idea es que el equipo siga ganando y a veces jugando bonito como le gusta a la gente y a veces en uno no muy bueno”.

Pumas recupera el rumbo ante un Veracruz que no existe

Al final del primer tiempo entre Pumas y Veracruz, la afición en Ciudad Universitaria abucheó a su equipo por el empate 0-0 contra el último lugar de la tabla general.

En el partido, Pumas se mostró en el terreno de juego ante la postura que tomó el equipo dirigido por Enrique Meza, que se enfocó en defender su arco al cederle la iniciativa del encuentro a los universitarios.

Sin embargo, los abucheos cambiaron por gritos de júbilo. Primero por un tiro libre del mediocampista Ignacio Malcorra, que en un tiro libre puso el balón en el ángulo.

Después por Jaison Angulo, que con una asistencia de Carlos González quedó con el arco abierto y definió con un potente disparo para guardar el balón en las redes, con el primer gol de su carrera con los universitarios. Ambas anotaciones significaron el triunfo de 2-0 sobre el equipo del golfo.

Son tres puntos vitales para la confianza del equipo, tras haber perdido los dos últimos partidos en consecutivo contra Tigres y Xolos de Tijuana, principalmente porque el partido contra los fronterizos generó dudas en el equipo por su mal desarrollo, aspecto que el mismo Míchel aceptó durante rueda de prensa.

Tras la victoria contra Veracruz, el entrenador reconoció ante los medios la importancia de regresar a la senda del triunfo, y cómo esto impacta de manera positiva en el ánimo de sus jugadores.

“Nos cae muy bien la victoria. Siempre mantengo la frase de que se trabaja mejor y se construye mucho más durante la semana con las victorias. Cuando más incómodos estábamos en el partido acertó Malcorra en una situación mucho más compleja de lo que habíamos fallado en la primera parte”, dijo.

Por otra parte, con su tono siempre educado, acompañado de una evidente molestia, Enrique Meza expresó una “amargura muy grande”, a causa de tener un equipo que muestra falencias y falta de comunicación dentro del campo. Un ejemplo de ello fue una jugada durante el encuentro, en la que los defensores Salcido y Paganoni buscaron rechazar el balón en juego aéreo, lo que terminó en un choque de cabezas entre ambos.