El tenista serbio Novak Djokovic remontó una desventaja inicial, salvó cinco bolas para partido y venció en tres sets al británico Andy Murray para conquistar el Masters 1000 de Shanghai, luego de tres horas y 21 minutos de juego.

Un partido espectacular y emocionante protagonizaron el número dos y el tres del ranking mundial de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), aunque fue el primero quien salió con el brazo en alto tras imponerse por parciales de 5-7, 7-6 (13/11) y 6-3.

Djokovic sufrió en su primera final en el certamen asiático, pues además de medirse al dos veces monarca del Masters (2010 y 2011) fue sorprendido en los primeros minutos por un Murray que buscaba mantener su buena racha tras los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y el US Open, donde se alzó con los títulos.

El saque de ambos deportistas no fue el esperado en la primera manga, ninguno estuvo fino y eso quedó demostrado con los rompimientos de cada uno, cuatro del escocés y tres del serbio, aunque Murray se mostró más sólido y tomó ventaja en el partido.

Andy, tercero en las preferencias, fue superior en gran parte del segundo set, pero con la ventaja 5-4 desaprovechó la oportunidad que tuvo para sentenciar el duelo, reviviendo viejos fantasmas, y esto lo aprovechó Nole para igualar el partido.

Para lograrlo tuvo que disputar una cardiaca y larga muerte súbita , en la cual Murray volvió a desaprovechar oportunidades para ganar el títuloy Djokovic obligó al tercer parcial.

Murray, frustrado por ver cómo se le escapaba el título, estrelló su raqueta en el piso antes de iniciar la tercera manga, donde el exnúmero uno del mundo confirmó su victoria.

A pesar de que estaban igualados 3-3 en el inicio de este set definitivo, Djokovic se mostraba mejor física y mentalmente, lo que confirmó con rompimientos para el 4-3 y 6-3 que lo llevaron a conquistar su primer título en el Masters de Shanghai.

Nole ganó su quinta corona de la temporada, el decimotercer Masters de su carrera, y este lunes amanecerá a solo 195 puntos del suizo Roger Federer en la cima del ranking mundial; Murray, en tanto, tendrá que esperar en busca de su cuarto trofeo del año.