Un torneo grande con proezas logradas y en la que la capacidad física estuvo en puntos clave. Australia 2012, además de situar a los dos estelares del tenis: Novak Djokovic y Rafael Nadal, en la final de la que se apoderó el primero, por 5-7, 6-4, 6-2, 6-7 (5) y 7-5, tras cinco horas y 53 minutos de duración, sirvió para mostrar la solidez física de ambos, en lo que fue el encuentro más largo en la historia por el título de un torneo Grand Slam.

Visto desde un punto científico, el enfrentamiento número 30 entre el serbio y el español tiene diferentes directrices, por ejemplo: el encuentro que se jugó la madrugada de este domingo significó un desgaste físico de 5,083.2 calorías para cada uno, toda vez que -según un documento elaborado por la American Dietetic Association- establece que un partido de tenis en alta intensidad implica una quema de 14.4 calorías por minuto de juego, y en este caso fueron 353.

Recorrieron un promedio de 4,250 metros

A su vez, la confrontación Djokovic vs Nadal tuvo 369 puntos ganadores (193 para el de Belgrado y 176 para el nacido en Mallorca), lo que habría implicado un promedio de distancia recorrida de hasta 4,250 metros, acorde con un estudio hecho por la ATP y que forma parte de un texto del escritor español José Antonio Aparicio.

El mismo autor del libro Preparación Física en el Tenis, argumenta que la fuerza en un partido que va de cuatro a cinco horas significa alrededor de 1,250 golpes (…), no basta con correr rápido o golpear fuerte a la pelota al principio del partido, sino que esto hay que hacerlo durante todo el encuentro , aseguró.

Sobre la superficie de la arena Rod Laver, en Melbourne, cada atleta habría realizado 310 carreras de 12 metros con cambios de dirección.

En el triunfo de Novak sobre Nadal, éste último tuvo 67% de efectividad en su primer servicio, por 59% de su contraparte, además de cometer cuatro dobles faltas, un par más que su adversario balcánico. Se estima que en cada saque, un tenista se desplaza entre 3 y 3.8 metros.

Mi cuerpo comenzaba a ir más lento; también sabía que él tampoco se sentía fresco y cómodo en la pista. Intenté mentalmente seguir ahí, mantener la compostura, las emociones , expresó Djokovic tras el juego en el que los finalistas debieron llevar a punto máximo sus cualidades atléticas en flexibilidad, coordinación, resistencia aeróbica, velocidad y donde hombros, codo, muñecas, espalda, rodillas y cintura resultaron de gran valía en todos los puntos y segundos.