Acapulco, Gro. Rafael Nadal tiene pereza. Mucha. Hay días, dice, que le cuesta levantarse de la cama, desayunar el jugo de naranja, el licuado de chocolate y sus tostadas con aceite de olivo como casi siempre lo hace.

Su éxito radica en las derrotas que se propina a él mismo. Lo que miramos en la pista de tenis, en vivo o por televisión, es consecuencia de reconocer que hay momentos en que tiene pocas ganas, falta de confianza, malas sensaciones, para luego continuar.

No hay receta mágica. Bueno, sí, superarse en los peores momentos.

¿A ti te ocurre algo parecido?

En el cerebro tenemos 100 billones de conexiones en nuestra red neuronal de intercomunicación. Carl Sagan, el influyente astrónomo, astrofísico y escritor estadounidense, detalló en alguna ocasión que somos capaces de almacenar información equivalente a 20 millones de volúmenes, que es como tener más libros en nuestra cabeza que toda la librería de Harvard. Y que cuando emitimos una orden a cualquier parte de nuestro cuerpo viaja a 360 kilómetros por hora. Toda esa información la procesamos a través del conocimiento, de aprender y algunas otras por cuestiones naturales.

Nadal es todo esto: a veces con experiencias, digamos, poco agradables.

Su tío Toni, quien dejará de ser su entrenador al terminar este año, cuenta que muchas veces le dejó comer lo que le apeteciera aunque estuviera jugando un torneo importante para que aprendiera con el dolor y la pesadez en la cancha que lo que hacía no era nada bueno.

Siempre he estado con las personas correctas que me han ayudado a entrenar la mentalidad, a ser mejor, a ir por la mejor línea .

Todo esto comenzó cuando Rafael era muy pequeño, cuando su cuerpo no era ese que miramos con los músculos exaltados y un cuerpo de dios griego.

Una vez, cuando entrenaba en su natal Mallorca (que en verano puede ser una hoguera por el intenso calor) olvidó en la mesa de la sala una botella de agua fría que cargaba para refrescarse. La pasó mal, su tío Toni no le dejó beber de otro sitio y ya se imaginarán las que pasó.

Tiempo después con las lesiones donde se ha cuestionado si era prudente continuar su carrera profesional. El aprendizaje y las lecciones, muchas veces, duelen.

Has hablado mucho de la fortaleza mental, de la voluntad, de la resistencia... ¿eso se entrena y cómo?

Es un trabajo diario. Tienes que tener la gente alrededor que te ayude a conseguir todo esto y que te haga trabajar en la buen línea. Uno debe tener la motivación personal de intentar superarse a diario, hacer el esfuerzo cuando uno no tiene muchas ganas y desde el esfuerzo diario es donde uno va consiguiendo la fortaleza.

Nadal es como cualquiera (como tú o como yo): tiene miedos, desconfía de él, consulta opiniones para tomar decisiones, también se ha ido de fiesta a las 6 de la mañana y ha dicho hoy no entreno en la mañana , la cama lo ha derrotado, ha tenido ansiedad.

¿Tú has vencido todo eso?...

Tiene 14 Grand Slams.

Nadal es el tenista de las sensaciones . Rafa dice que nunca ha basado su éxito o su fracaso en las nuevas tecnologías, en bases de datos, en todas esas herramientas que el deporte moderno tiene para hacerte avanzar, crecer o desarrollarte cierto porcentaje, que según las grandes marcas deportivas te hacen mejor.

¿Ocupas cifras, datos, las nuevas tecnologías para entrenar?

Nunca en mi vida he sido seguidor de todas estas cosas. He intentado jugar por sensaciones, poquito desde una idea clara de lo que es la base de mi juego y después intentar hacer las cosas que siento en cada momento. Las estadísticas están ahí y hay que aprovecharlas si es que sirven, pero yo no soy mucho de eso.

Nadal prefiere trabajar , sin ayuda de la tecnología para mejorarse a diario. Así lo ha conseguido uno de los mejores tenistas de todos los tiempos que ocupa los momentos y las sensaciones para construir su historia.

Pero la ciencia, en cierta medida, le da la razón a Rafael. El trabajo no es más que una repetición de jugadas, de métodos, de costumbres, de ritmos y sí, hasta de corazonadas para que de a poco te hagas mejor en lo que haces. Lo que dice Nadal lo confirma el estudio El entrenamiento de la toma de decisiones en el tenis y lo ratifica la psicóloga deportiva Maite Iriarte Rego: El tenis no sólo requiere tu cuerpo sino también tu fuerza mental para adaptarte, encontrar soluciones, superar obstáculos y salir con éxito de la pista. Podrás mejorar mucho tu rendimiento en entrenamiento y en partido utilizando ejercicios y métodos efectivos para aumentar tu fortaleza mental .

Rafael, ¿qué significa ser un ídolo, un modelo a seguir, una inspiración? ¿Ya viste cuántas personas te están tomando fotos? (voltea y las mujeres tiran suspiros, y algunas dicen ¡Rafaaaaa! con un tono amoroso)

A mí todo me pasó bastante rápido, siempre estuvo la expectativa encima mía y por suerte las cosas me salieron muy bien.

Ser un modelo... bueno, uno no va pensando en estas cosas. Si el modelo de lo que represento es positivo encantado de la vida y muy contento; y si es negativo (ríe) pues que no me sigan. Intento hacer las cosas lo mejor posible y quiero ser un ejemplo.

La historia de éxito de Rafael Nadal la podemos documentar alguna mañana, mucho más cuando dice eso de esforzarse cuando uno no tiene muchas ganas . Porque hasta esos días él hace cosas espectaculares.

PD. Si acaso eres un poco así, ten por seguro de que harás un Nadal de tu vida.