Cuando Javier Hernández dejó la Premier League, al salir en préstamo a Real Madrid en el 2014, lo hizo con su peor cotización como futbolista en Europa (12.2 millones de dólares), pero le bastaron 19 meses para retomar su mejor versión y elevar su valor hasta los 30.5 millones de dólares, el máximo en su carrera, y convirtiéndose en un delantero atractivo para el mercado internacional.

“He tenido tres años fantásticos jugando en España y Alemania, pero Inglaterra fue realmente el primer gran capítulo de mi carrera y estoy muy feliz de estar de vuelta (...) es la mejor Liga del mundo y cuando llegó la oferta estaba desesperado por firmar”, expresó Chicharito, cuando alcanzó un acuerdo con West Ham y se convirtió en el futbolista mejor pagado del equipo y en el número 34 en todo el torneo inglés.

Luego de que en días anteriores medios ingleses informaron sobre las intenciones de su club de dejarlo salir, en venta o préstamo, Javier recibió el respaldo de David Moyes, precisamente el técnico que le mostró la salida en Manchester United para prestarlo a Real Madrid.

Chicharito apenas ha participado en 19.4% de los minutos desde que David Moyes llegó como estratega de West Ham. El cambio de técnico cambió el estatus del delantero mexicano. El tercer fichaje más costoso del club inglés (21.7 millones de dólares) y el mejor pagado de la plantilla (8.1 millones de dólares anuales) actualmente es un activo en reposo, que no da dividendos al club, ya que sus cuatro goles en la temporada lo colocan como el rendimiento más bajo desde que llegó al futbol europeo, hace ya ocho años. Un promedio de un gol cada 261 minutos.

“Se necesitará mucho dinero para que un jugador se vaya del West Ham”, explicó hace un par de días David Moyes.

A Javier todavía le restan 2.5 años de contrato con el equipo inglés y aunque no ha tenido una buena temporada, su valor llega hasta 21.9 millones de dólares, por lo que una transferencia a otro club resulta una inversión millonaria.

Un obstáculo más es el sueldo que percibe el mexicano en Inglaterra, donde se ubica entre los 35 mejores pagados del torneo, al mismo nivel salarial de Wayne Rooney con Everton y superando a jugadores como Harry Kane de Tottenham (7.8 millones de dólares) y Ashley Young de Manchester United.

El club que pretenda pedirlo en préstamo deberá hacerse cargo de su ficha, que llega a 8.1 millones de dólares. La cifra está 2.5 veces más elevada que el sueldo promedio en el torneo inglés, que según cifras del Global Sports Salaries, es el torneo de futbol que mejor paga en el mundo.

Es decir, un jugador recibe un sueldo medio en Inglaterra de 3.2 millones de dólares anuales, pero el salario de Chicharito está por encima de la media, a tal nivel que equipos como Manchester United, Manchester City, Arsenal, Chelsea, Liverpool y Tottenham serían los únicos en absorber la inversión.

Cuando dejó Bayer Leverkusen, Chicharito también mejoró en 20.8% su salario. Dejó la cuarta Liga con mejores salarios, según el estudio de Sports Intelligence, para llegar al torneo donde vivió sus mejores momentos, donde anotaba un gol cada 124 minutos, el mejor rendimiento en su etapa europea.

De aquel primer salario en Manchester United (que alcanzaba 2.3 millones de dólares), la categoría que han alcanzado con 111 goles le ha permitido disfrutar de su mejor contrato profesional, pero en una etapa de rescisión deportiva, su cotización es el primer obstáculo para salir a un club donde tenga mayor participación. Javier, como el mejor activo de West Ham, ha fracasado.