“No me he asesorado a profundidad sobre el tema. Pensé que no iba a ser necesario pero veo que no valoran a los deportistas, que no les importa y que se siguen burlando, no merezco este trato”, expresa Aremi Fuentes, halterista medallista de bronce en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio. La atleta sigue a la espera de cobrar un estímulo económico de 50,000 pesos que el Instituto del Deporte de Baja California le había prometido desde agosto por su mérito.

La extinción del fideicomiso Fodepar, en la búsqueda de erradicar los malos manejos a los que era susceptible, dejó desamparados a los atletas, era la única vía legal que les garantizaba el recurso que necesitaban para entrenar, después de eso la incertidumbre aumentó en un país en el que históricamente se ha carecido de apoyo económico suficiente al deporte.

“Con la extinción del Fodepar queda todo al arbitrio de la autoridad, es decir, ellos deciden si dan apoyos o no, pero eso a nivel federal. A nivel estatal, los atletas están más desprotegidos porque no hay ninguna ley que los apoye con nada, suena despectivo pero es como una donación y es a mi juicio totalmente incorrecto, pero así es. Por la vía deportiva no hay nada que hacer más que lo que ha hecho Aremi que es levantar la voz”, explicó a este diario Juan Manuel López, abogado en derecho deportivo.

A la ausencia de una legislatura que proteja al atleta económicamente, se añade el alegato a una pérdida de tiempo cuando se trata de buscar soluciones.

“Creo que algo que muchos compañeros tenemos en común es que no podemos perder el tiempo de un entrenamiento por ir a tocar una puerta para ver si te atienden. Es trasladarte a México si estás en provincia, y que llegues y que no te atiendan porque la persona responsable está en una junta o no está en ese momento en la institución. Es un tiempo perdido y que otros tal vez no lo ven así. Mejor sigo trabajando, dando resultados y en su momento puedo decir que por esto yo quería que me siguieran apoyando”, compartió Nely Miranda, atleta de natación adaptada.

López señala que la principal forma de amparo de los atletas ante la falta de pago de sus estímulos económicos sería idealmente desde el ámbito legislativo, evitando dejar a la consideración discrecional el otorgamiento de un apoyo. Es decir, se requieren crear leyes que los protejan, entre ellas, una que, por ejemplo, reemplace a lo que era Fodepar.

¿Cuál es tu propuesta para que ante la extinción de Fodepar, los recursos de los atletas puedan volver a estar protegidos por la ley?

—“La comisión está analizando una propuesta de ISR (Impuesto Sobre la Renta) que estamos discutiendo con la Comisión de Hacienda y la de deporte para poder impulsar la iniciativa privada pueda tener un deducible del 100%.  También etiquetar el recurso para que sean respetadas las becas todo el año y que el recurso no pueda ser utilizado en otras cosas, que sea lo necesario para el desarrollo y promoción del deporte”, respondió María José Alcalá, presidenta de la Comisión del deporte de la Cámara de Diputados.

Al respecto, el abogado del deporte menciona que lo mejor es dejar al menos un documento por escrito en el que se llegue al acuerdo de recibir ciertas bonificaciones por su desempeño y expresar claramente cuáles serían los términos.

Atletas como Jesús Hernández, de 29 años, ganador de un oro y dos bronces olímpicos buscaron acercarse a distintas autoridades para informarse sobre la extinción de Fodepar, el atleta aseguró que sus becas no han sufrido modificaciones desde entonces. Por otra parte, el nadador Arnulfo Castorena, medallista en los Juegos Paralímpicos de Sídney, Atenas, Londres y Tokio, dijo que los atletas más afectados fueron los que obtuvieron lugares del quinto hacia abajo.

“Me informé cómo estaba la situación, le pregunté a las autoridades correspondientes que tenían injerencia en el asunto (metodólogos de Conade y a los que llevan al parte de Fodepar, mi entrenador y a un diputado que estuvo en esta parte del proceso), ellos me dijeron que todo iba a estar bien, que iba a seguir el apoyo, también me asesoré con alguna persona legal, me dijo que primero tenían que pasar los procesos para saber cómo se iba a actuar”, dijo Hernández.

— ¿Sabes a quién acercarte en caso de que tus becas deportivas sufran peligro?

— “Sé que hay un tribunal de asuntos deportivos y ahí está Fabiola Ramírez (medallista de bronce en Tokio)”, dijo el nadador.

La Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte resuelve controversias jurídicas que puedan suscitarse entre deportistas, entrenadores, directivos, autoridades, entidades u organismos deportivos con la organización y competencia que la Ley General de Cultura Física y Deporte establece.

Hernández explicó que los apoyos económicos gubernamentales se renuevan cada seis meses o cada año, para esto, en conjunto con el entrenador se firma un convenio en el que se establecen metas hasta cierto evento o fecha, si no se llega a cumplir con la marca establecida, puede ser el caso de negociar una segunda oportunidad.

¿Tienes claro cómo los técnicos evalúan tu desempeño?

— “Se plasma en ese oficio las metas a cumplir y yo creo que está más que claro, si no es el tiempo o el lugar que pide, te haces acreedor a un nuevo contrato o a la penalización de él. Si estás en primer lugar y bajas al segundo, el monto no va a ser el mismo. A veces sí hace falta una explicación más detallada para que todos tengamos claro qué es lo que estamos firmando, porque luego queda sobreentendido y es ahí donde vienen las disyuntivas, donde muchos compañeros a lo mejor quedan en desacuerdo por alguna cláusula que no esté bien estipulada”.

Adicional a los recursos públicos, los atletas cada vez más se encuentran en el foco de las marcas. El miércoles, Upfield, la compañía de alimentos de origen vegetal, anunció una inversión de 10 millones de pesos al programa de apoyo Atletas Primavera para reconocer a los atletas paralímpicos.

Cuando se trata de acuerdos de patrocinio o de imagen, las agencias de representación se encargan de revisar los detalles de los contratos de los deportistas. Jesús Hernández tiene a Plata Sports detrás de él, sin embargo, los esquemas de patrocinio no permean en todos los atletas, Arnulfo Castorena lleva cinco años sin patrocinadores.

¿El amparo es diferente cuando una empresa privada no cumple con un acuerdo económico?

—“Hay que ver qué tipo de acuerdo es, porque con las empresas privadas suelen ser contratos de patrocinio, de apoyo y en el caso del gobierno es un esquema diferente. Es importante decir que las federaciones no son propiamente entes del gobierno, son entes privados, cuando ya hay un tema con una federación es una acción diferente la que se tiene que realizar. Pero cuando es un ente privado hay que acudir a los contratos que se hayan formado, que puede ser un contrato de patrocinio o de prestación de servicios”, explicó Juan Manuel López.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx

kg