Un amplio abanico para mirar al quehacer del séptimo arte en el mundo. Eso es la edición 66 de la Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional, con 14 películas de cuatro continentes, dos de ellas mexicanas y otras coproducciones internacionales que se proyectan desde este viernes y hasta el próximo 29 de abril, de inicio, en dicha casa de proyecciones.

Destaca la diversidad de propuestas de la muestra, la riqueza de los temas, tanto en trabajos de ficción como de documental.

La guerra, la migración, la complejidad de las relaciones interpersonales y mirar al pasado son los tópicos de los que más abrevan los filmes de la muestra. Lo mismo destacan algunos nombres de realizadores.

El largometraje documental Jamás llegarán a viejos, del ganador del Oscar, Peter Jackson, es parte de la programación.

En esta cinta de poco más de una hora y media de duración, el director neozelandés rinde homenaje a los soldados británicos que tomaron parte de la Primera Guerra Mundial. Recabó y remasterizó material fílmico de la época, realizó entrevistas a los veteranos, para hacer posible este acercamiento a los sinsabores de la guerra desde la perspectiva de quienes la vivieron.

Recibió una nominación, a Mejor Documental, en la pasada edición de los premios BAFTA.

También se proyecta el largometraje de ficción mexicano La camarista, ópera prima de la realizadora Lila Avilés, ganadora de la reciente edición del Festival Internacional de Cine de Morelia por el Mejor Largometraje mexicano y premiada en cuatro festivales más de distintos países.

La cinta aborda la vida de soledad, pero también inesperada de una camarista de un lujoso hotel en la Ciudad de México, un lugar ideal para disertar, con estética narrativa y visual, sobre la brecha social entre la clase trabajadora y la élite económica.

Francia para ver

De la selección, destaca la presencia de Francia, como el país que más cintas programadas, con tres producciones y cuatro coproducciones.

La casa junto al mar, un relato sobre los vínculos familiares, la migración y un mundo que va tan a prisa, de Robert Guédiguian.

En guerra, de Stéphane Brizé, es el relato de una lucha por los derechos laborales en una Francia que, de manera paradójica, ha enfrentado notorias crisis en el sistema laboral.

Otro largometraje francés es el documental Maria por Callas, realizado por Tom Volf, a partir de una ambiciosa recuperación, compilación y restauración de material audiovisual, mucho de él inédito, sobre la vida de la célebre soprano Maria Callas, considerada la cantante de ópera más eminente del siglo XX.

Mientras que entre las coproducciones de las que el país galo toma parte es el filme La boda, del realizador Stephan Streker, que aborda la lucha de una joven belga-paquistaní contra las tradiciones de su familia a favor del matrimonio forzado y consecuencias como la propia migración.

También se tiene programada la coproducción con Japón, Asako l & ll: Soñar o despertar, de Ryusuke Hamaguchi, un relato misterioso sobre el amor y el desengaño, sobre los encuentros, pero, más que eso, sobre los desencuentros de las relaciones de la época moderna.

Asimismo destaca la nueva película del celebrado realizador húngaro László Nemes, Atardecer, un filme de 141 minutos ambientado en Budapest en 1913, en la vida de Írisz Leiter, una joven recién llegada a una ciudad enloquecida, en medio de un país al borde del colapso, en vísperas de la Gran Guerra.

La coproducción con Rusia, Leto, de Kirill Serebrennikov, por su parte, se remonta a la Unión Soviética, a principios de los años 80, cuando un grupo de jóvenes músicos, inspirados en la música de estrellas como Lou Reed y David Bowie, cambian la escena del rock en el entonces país soviético a pesar del hermetismo del régimen.

Historias diversas

A propósito de la Unión Soviética, la Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional recupera la cinta del director soviético Elem Klímov, Ven y mira, de 1985, que es considerada como una de las películas más impactantes sobre la guerra, basada en las masacres perpetuadas por los nazis en Bielorrusia durante la Segunda Guerra Mundial.

El resto de las proyecciones programadas son las de la cinta animada Un día más con vida, de Raúl de la Fuente y Damian Nenow, basados en el libro homónimo de Ryszard Kapuscinski.

Plaza París, de Lúcia Murat, un relato distópico sobre un Río de Janeiro asediado por la violencia; Angelo, una mirada al marcado racismo en la Europa del siglo XVIII.

Además de la cinta mexicana Ocho de cada diez, de Sergio Umansky Brener, que habla sobre el amor, la complicidad y la venganza.

Después de concluir su programación en la Cineteca Nacional, la muestra continuará exhibiéndose en un circuito por distintas sedes de la ciudad y el área metropolitana, así como por otras ciudades del país. Para conocer la programación, ingresar a la página web cinetecanacional.net

Los precios son: 50 pesos entrada general, 30 pesos con credencial vigente de estudiante. Promoción para el público en general: 14 boletos (uno por cada película de la Muestra) por 630 pesos.

[email protected]