Las autoridades mexicanas informaron el lunes que han pedido a una galería alemana que detenga la venta en una subasta de 74 piezas arqueológicas que formarían parte del patrimonio del país latinoamericano, en el último episodio de sus crecientes esfuerzos por recuperar eso objetos del extranjero.

México ha intensificado en los últimos años sus reclamos a Estados Unidos y a Europa para que devuelvan elementos patrimoniales extraídos del país, que van desde manuscritos del siglo XVI hasta artefactos prehispánicos más antiguos.

La Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) detallaron que las piezas serán ofrecidas al público por la sociedad alemana Gerhard Hirsch Nachfolger —el 21 de septiembre en Munich— y revelaron que pusieron una denuncia ante la Fiscalía General por este caso.

"Asimismo, se hizo del conocimiento de la Consultoría Jurídica de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) solicitando su asistencia diplomática", añadieron en un comunicado, donde remarcaron que la subasta "constituye un delito de acuerdo al derecho mexicano".

Una fuente del INAH explicó a Reuters que en el lote hay piezas de las culturas teotihuacana, huasteca, totonaca, olmeca, maya, tolteca y mixteca, entre otras. La galería alemana no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios hecha por Reuters.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha hecho de la reivindicación del nacionalismo mexicano uno de sus ejes programáticos y este año su esposa, la historiadora Beatriz Gutiérrez, hizo una gira por distintos países de Europa para solicitar la devolución de esa clases de objetos.