Además de la aprobación desde la Junta de Coordinación Política en la Cámara de Diputados para la ampliación de 45 a 51 comisiones ordinarias en la LXV Legislatura, el pasado miércoles trascendió que la Presidencia de la Comisión de Cultura y Cinematografía de nueva cuenta será presidida por un militante del grupo parlamentario de Morena, a manera de relevo de Sergio Mayer Bretón, quien no alcanzó su reelección como legislador en las elecciones intermedias.

Han sido varios los nombres puestos por terceros o por iniciativa propia en la baraja de presidenciables de dicha comisión. Antes de esta semana, sonaban fuertes las candidaturas desde distintos grupos parlamentarios. No obstante, después de anunciarse el acuerdo de continuidad en favor de Morena, la lista se limita a dos legisladoras, salvo reserva para las sorpresas.

Por ahora, la candidata más firme es la diputada plurinominal Marisol Gasé, quien es actriz, locutora, dramaturga, teatrera, activista feminista, integrante de la compañía de teatro-cabaret  Las Reinas Chulas, quien sostiene buena relación con las cúpulas del gobierno federal, lo mismo que con los medios de comunicación.

Por ello, de ser elegida Gasé, explica el doctor en Derecho Cultural Carlos Lara, especialista en legislación en el rubro y fundador de Artículo 27, “facilitará muchas cosas para terminar de cerrar un accidentadísimo sexenio”.

Explica que “a ella la llamaron (como diputada plurinominal) no para ser una diputada más. Supe que había un compromiso (para darle dicha presidencia) y lo mínimo es que le cumplan ese compromiso”.

Sin embargo, señala: “no la desacredito con esto que digo porque finalmente una persona que pide, que pelea una comisión, ya de entrada me parece algo estimable y plausible. Gasé viene de ser una empresaria de la cultura y eso también juega”.

Segunda opción dentro de Morena

Después del descarte del miércoles, en el que quedaron al margen diputadas que se habrían postulado públicamente, como Rocío Banquells, diputada por Tlalpan por la coalición PAN-PRI-PRD, y Janine Patricia Quijano, por el PVEM, cuyo nombre artístico es Federica, integrante de Kabah, otra militante de Morena es la alternativa viable.

Se trata de María Isabel Alfaro Morales, quien figura como relevo natural en Cultura y Cinematografía, ya que fue secretaria durante la presidencia de Sergio Mayer Bretón.

“Me consta que ella está peleando duro la comisión y ojalá por lo que le puede traer al sector, es decir, para que no llegue alguien de cero”, estima Lara. Sin embargo, reitera que, en apariencia, la prioridad dentro de Morena sería darle la presidencia a Gasé.

“PAN tenía las mejores cartas”

En las semanas previas, además de las diputadas Banquells y Quijano, legisladoras de otras fracciones habían sido consideradas para presidir la Comisión de Cultura por su experiencia en el campo.

A decir de Carlos Lara, el Partido Acción Nacional tenía las mejores cartas para dicha presidencia. Una de ellas, explica, era la diputada Paulina Aguado Romero, “que viene de ser secretaria de Cultura de Querétaro y ya había sido directora de cultura del municipio, además había dirigido una galería y es abogada. No había un mejor perfil, pero al PAN no le interesó el tema”.

Otra opción era la diputada Wendy González Urrutia, quien también es abogada y fue presidenta de la Comisión del Consejo Consultivo de Cultura del CEN del PAN, con experiencia en administración pública en la alcaldía Benito Juárez.

Pero en estas negociaciones podrían no quedarse con las manos vacías, estima Lara. Es muy probable que tanto militantes del PAN como del PRD ocupen una secretaría cada uno en la comisión: por el PAN podría ser Paulina Aguado o Wendy González, mientras que por el PRD podría ser la propia Rocío Banquells.

Respecto a Janine Patricia Quijano, Lara calcula que no tuvo el empuje necesario para lograrlo y tendrá que conformarse con integrar la comisión.

“Llegan cuando todo está hecho”

Finalmente, quien asuma la presidencia de la Comisión de Cultura y Cinematografía y el resto de legisladores que se incorporen, concluye el entrevistado, “llegan cuando todo está hecho, cuando la comisión ya no tiene recursos, cuando la política cultural de este sexenio fracasó porque se convirtió en centralista cuando prometía otra cosa. Lo que van a hacer son puros puntos de acuerdo”.

Por ejemplo, sobre la iniciativa de Ley de Cinematografía y el Audiovisual, postergada en la anterior legislatura, opina: “lo que pasa es que la izquierda les ha dado atole con el dedo, ha dejado pasar el T-MEC y les dice que luego se resuelve en la Ley de Cinematografía. Y lo peor de todo esto es que se lo creen, que una ley puede estar por encima de un tratado”.

Al cierre de esta edición, aún no se hacía pública la decisión sobre quien presidirá la Comisión de Cultura y Cinematografía en la presente legislatura.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx