La noche del 1 de julio, los medios de comunicación electrónicos difundieron en vivo las imágenes de un Zócalo abarrotado por simpatizantes de López Obrador, dispuestos a escucharle en su calidad de virtual ganador de las elecciones presidenciales celebradas ese mismo día. Sobre el templete colocado en la plancha de la plaza cívica, aparecieron Andrés Manuel López Obrador acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, sonrientes por la victoria. Así, el candidato comenzó un discurso en el que, entre otras cosas, invitaba a la reconciliación, luego de la campaña plagada de ataques y descalificaciones.

En una pausa en el discurso, las cámaras capturaron el momento en que Beatriz invitaba a Jesús Ernesto, el hijo del matrimonio, a salir de la parte trasera del escenario. El niño se colocó frente a su madre para participar del mensaje enviado por su padre a la ciudadanía, quedando así expuesto también a un sector de la opinión pública que comenzó a atacarlo en redes sociales, ataques principalmente dirigidos a denostarlo por su aspecto.

Tras varios días de ataques que tuvieron como objetivo al menor de edad, la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) emitió un comunicado en el que condenó “las expresiones discriminatorias y de violencia política en contra del hijo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), candidato ganador de la elección presidencial, como una extensión de las distintas expresiones de desacuerdo por los resultados electorales en México”.

En el mismo comunicado, la REDIM hizo un recuento de los ataques dirigidos a los hijos de distintos actores políticos, entre ellos los hijos de Ricardo Anaya, candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, las hijas de Enrique Peña Nieto, así como el espionaje del que fue objeto el hijo de la periodista Carmen Aristegui, o el uso que hizo Movimiento Ciudadano de la figura de Yawi, niño de origen indígena que fue injuriado con burlas racistas.

La REDIM realizó por ello un llamado a la ciudadanía para no reenviar las imágenes del hijo de AMLO, reportar a las empresas tecnológicas de redes sociales las cuentas que promueven la discriminación y debatir usando el hashtag #ConlosniñosNO.

Oxfam se une a la condena pública a los ataques contra Jesús Ernesto

El pasado jueves, fue publicada una carta en el sitio de Oxfam México, firmada por Paloma Villanueva y dirigida al hijo menor de Andrés Manuel López Obrador. En la misiva, la Coordinadora de Contenidos de Oxfam, explica a Jesús Ernesto en un tono empático que los ataques de los que fue objeto, y que lo critican por su aspecto así como por mascar chicle durante el evento, son de naturaleza racista y clasista.

En la carta, Villanueva le indica a Jesús Ernesto que los ataques no son su culpa y que no están bien. “Debes saber que lo que te está pasando se llama racismo y clasismo, que no es tu culpa y que no está bien. No debería pasarte a ti —sigue Villanueva—, ni a ninguna otra persona. En especial, no debería pasarle a ningún niño o niña”, sentenció la colaboradora de Oxfam México,

Villanueva invita retóricamente a Jesús Ernesto, invitación dirigida realmente a los que leen la carta, a que enfrenten a los agresores del niño con las siguientes preguntas: ¿Por qué agredes al hijo de AMLO? ¿Sólo porque no se parece a ti?