Inclusión, lealtad y madurez, atributos que definen a la pareja formada por el candidato presidencial electo Andrés Manuel López Obrador —de 64 años de edad y nacido en Tepetitán, dentro del municipio de Macuspana, Tabasco— y por Beatriz Gutiérrez Müller —de 49 años, nacida en la Ciudad de México, y de ascendencia chilena y alemana. Serán la próxima pareja presidencial en el periodo que irá del 1 de diciembre del 2018 al 2024.

Gutiérrez Müller, según ha declarado, no será la tradicional esposa del Presidente, rompiendo con lo que se ha visto en sexenios pasados. La académica ha expresado en diversas ocasiones que no hará uso del título de Primera dama, bajo el argumento de que en México no deben existir estas jerarquizaciones arbitrarias. Mismo cuestionamiento recibe la etiqueta de la “familia presidencial” por parte de la esposa de AMLO. En entrevista para El Economista, Usua Manero, consultor en Imagen Pública en la firma Imaginem, comentó que “eliminar estos títulos son una excelente estrategia de posicionamiento ante un México que está pidiendo igualdad y equidad frente a sus gobernantes”.

Beatriz Gutiérrez Müller y López Obrador comenzaron a construir una relación a principios del 2004, y que confirmó la revista de sociales Quién en 2006. En el 2007 tuvieron a Jesús Ernesto, nombres inspirados por la devoción que el virtual ganador de la elección presidencial le expresa a la figura religiosa de Jesús, y por la admiración que le tiene al revolucionario Ernesto “Che” Guevara. Ernesto tiene 10 años y es el más pequeño de la familia Morenista.

Usua Manero comentó a este diario que la familia formada por AMLO y Gutiérrez Müller “siempre han reflejado ser unidos e involucrados todos en los asuntos de López Obrador. Las fotos y la forma en la que actúan en público transmiten amor familiar y compañerismo. Sin duda los hijos mayores siempre han estado en escrutinio por el público, ya sea porque los vieron a bordo de un coche de lujo o usando una camisa de una marca cara, sin embargo, es importante considerar que han sabido mantenerse al margen de escándalos por corrupción o de nepotismo.”

La futura pareja presidencial se ha regido por el principio de austeridad, tal es así que López Obrador ha declarado que no vivirá en Los Pinos y la primera dama no quiere ser nombrada la Primera Dama, la consultora en imagen dijo que ”Aunque quieran quitar los títulos de Primera dama y Familia presidencial, tanto Beatriz como los hijos de López Obrador deberán tener en cuenta que todo lo que comuniquen podrá afectar o mejorar la imagen del Presidente, por lo que deberán comportarse y presentarse con tanta importancia como lo que significa representar a México”.

Beatriz Gutiérrez Müller es reconocida por ser, entre las esposas de quienes han ocupado el cargo de presidente de México, como la más preparada académicamente. Gutiérrez Müller estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana de Puebla y se tituló con la tesis “Regulación del uso de los medios de comunicación en leyes electorales federales”. Entre sus grados académicos están una maestría en Letras Iberoamericanas y un doctorado por la Universidad Autónoma Metropolitana. Entre sus actividades profesionales, Gutiérrez Müller laboró en el periódico El Universal durante 10 años en el estado de Puebla, y estuvo en Argos Comunicación, productora de Epigmenio Ibarra.

Cuando López Obrador fue Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal, Gutiérrez Müller era integrante de la Dirección de Difusión del GDF (Gobierno del Distrito Federal), de donde pasó a ser la asesora de Asuntos Internacionales de AMLO.

En 2011 la periodista lanzó su novela titulada “Larga vida al sol”. Impartió clases de Comunicación y dio talleres de Expresión Oral y Escrita en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.“Muchas veces se ha mencionado que la forma de hablar y de moverse (de Beatriz) en un escenario es más fluida y articulada que la de su esposo, lo cual es un gran complemento a la figura de Andrés Manuel.” comentó Usua.

La consultora dijo que “La proyección de AMLO pre-elecciones y post elecciones va a cambiar —si no es que ya está en este proceso—. Un político no es el mismo durante campaña que fuera de campaña, mucho menos si ha ganado la elección. Su nuevo deber como presidente electo es representar a México ante el mundo, por lo que deberá escoger lo que debe comunicar sin dejar atrás su esencia. Entre muchas otras cosas, los mexicanos queremos vernos ante el mundo como un país vanguardista, preparado y moderno, por lo que deberá considerar los mensajes que debe mandar para transmitir a México como debe de ser”.

Son cada vez más comunes los análisis sobre la forma de vestir de los mandatarios. La pareja López Obrador - Gutiérrez Müller proyectan en sus atuendos un estilo de vida tradicional, humano, sencillo así como sensible, que ha logrado conectar con la mayoría de los mexicanos.

“López Obrador como su esposa se visten y actúan de manera tradicional. Este estilo resulta ser el más conveniente para el tipo de campaña porque comunica sobriedad, lealtad, eficiencia, madurez y ahorro de dinero entre varios otros mensajes. Estas son las proyecciones que un político debe comunicar, eso es lo que la mayoría de la gente quiere para su país. Las personas tradicionales suelen no gastar mucho dinero en ropa, compran cosas clásicas de buena calidad que no tienen que cambiar constantemente, de hecho, Beatriz ha dicho que no usa ropa de diseñador y publicará en algún sitio de transparencia lo que cuesta la ropa que viste la cual puede comprar con su salario. En este caso debemos considerar que, como figuras públicas internacionales, deben mantener ciertos códigos de vestimenta para estar a la par de otras figuras presidenciales en asuntos de política exterior, por lo que no deberán descuidar el aspecto de su vestimenta”, puntualizó Manero.