Río de Janeiro, BR. Denuncias y protestas de varios países, indígenas y ecologistas contra la economía verde y enojo por la falta de resultados concretos para preservar el planeta dominaron el jueves la Cumbre Río+20, opacada en parte por la crisis política en Paraguay.

Los países del norte se enriquecen en medio de una orgía depredadora y nos obligan a los países del sur a ser sus guardabosques pobres , denunció el presidente boliviano Evo Morales.

Nos quieren crear mecanismos de intervención para monitorear y juzgar nuestras políticas nacionales (...) con excusas ambientalistas , lamentó.

Al margen de la cumbre de la ONU sobre desarrollo sostenible, que culmina hoy, los presidentes de la Unasur se reunieron de emergencia y decidieron enviar a sus 12 cancilleres a Asunción la noche del viernes para defender la democracia, evitar la violencia y analizar el sorpresivo juicio político promovido por el Congreso contra el presidente Fernando Lugo.

Esa misión es para asegurar el derecho de defensa de la democracia , indicó el canciller brasileño, Antonio Patriota.

El Congreso acusa a Lugo de mal desempeño de sus funciones, tras un enfrentamiento armado que costó la vida a seis policías y 11 campesinos el viernes pasado.

La transición hacia una economía verde es parte de la declaración final de la Cumbre Río+20 que los líderes deben avalar hoy viernes, lo cual fue considerado una victoria por Europa. Los más poderosos son los que están depredando el planeta, consumiendo bienes ambientales, gratuitamente. Porque los que producimos los bienes ambientales somos los países en vías de desarrollo , dijo el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

El problema no es técnico, es político. Mientras exista la relación de poder que existe en el planeta, va a ser muy difícil llegar a estos compromisos por parte de los grandes contaminadores , añadió.

En su discurso, Correa recordó que los países más ricos generan 60% de las emisiones de CO2, mientras 20% más pobre del planeta produce apenas 0.72% de dichos gases contaminantes.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, cuyo país fue el promotor de la adopción en el texto final de Objetivos de Desarrollo Sostenible a partir del 2015, indicó que el documento no será modificado por los líderes. Somos los primeros en lamentar que no hayamos podido avanzar más, pero si somos realistas y vemos los distintos intereses que se congregan en todos los países representados, sólo llegar a un consenso pone en marcha un proceso , afirmó.

Cientos de indígenas de todo el mundo que participan en la conferencia denunciaron en un documento entregado a la ONU que la economía verde es un crimen de lesa humanidad y contra la Tierra .

La economía verde es nada menos que capitalismo de la naturaleza (...) una economía basada en la destrucción del medio ambiente y la continuación del colonialismo que los pueblos indígenas y nuestra madre Tierra han resistido durante 520 años , expresaron.