Luego de la polémica destacada por la publicación del poema Lo que hay que decir , en el que Günter Grass critica la posición de Israel en el marco del conflicto nuclear con Irán, el Presidente de la asociación israelí de escritores en idioma hebreo llamó el martes a sus colegas a través del mundo a denunciar las posiciones inmorales de Grass.

Estamos contrariados por las posiciones vergonzosas e inmorales adoptadas por Grass, que apuntan a despojar de legitimidad a Israel y al pueblo judío, y llamamos a los escritores a través del mundo a denunciarlo , afirmó Herzl Hakak.

Nos dirigiremos al Pen Club y al Comité Nobel. Deben manifestarse: no se trata de política sino de moral, pues Grass es cómplice de una operación de lavado de las declaraciones genocidas de los dirigentes iraníes , agregó.

Israel decidió considerar a Grass persona non grata, después del escándalo provocado por la publicación de su poema.

LA REACCIÓN SOCIALDEMÓCRATA

Los socialdemócratas alemanes, a los que siempre apoyó Günter Grass, se distanciaron del Nobel de Literatura, autor del polémico poema sobre Irán e Israel.

Sus apariciones para apoyar al Partido Socialdemócrata (SPD) quedan excluidas , explicó Christian Lange, responsable del grupo socialdemócrata en el Bundestag (Cámara Baja del Parlamento), citado por el diario Die Welt.

No quiero ver nunca más a Grass en una campaña del SPD , agregó al mismo diario otro dirigente del partido, Reinhold Robbe, ante la proximidad de las elecciones en los estados regionales de Schleswig-Holstein y de Renania del Norte-Westfalia, los próximos 6 y 13 de mayo.

Un portavoz del SPD, Gernot Erler, rechazó la presencia de Grass en cualquier mitin del partido, asegurando que el escritor ha perdido el contacto con la realidad .

LA VOZ DE LA ACADEMIA SUECA

La Academia sueca excluyó, no obstante, cualquier posibilidad de retirarle el Nobel que concedió al escritor alemán en 1999, justificando que la concesión del galardón se debió únicamente al mérito literario del autor, explicó el secretario permanente de la institución Peter Englund. (Con información de AFP)