La seguridad hídrica de América Latina se está viendo amenazada y se estima que la brecha entre la demanda de agua y la oferta podría ser de hasta 30% para el 2030 si no hacemos nada para cambiar la tendencia.

Como respuesta, la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua ha impulsado un modelo, en el cual, empresas privadas, ONG´s, científicos, gobiernos y sociedad en general, puedan aportar a las soluciones  a través de proyectos locales. En la actualidad, se cuenta con 24 Fondos de Agua en la región, pero eso es todavía insuficiente, aseguran.

En aras de seguir buscando soluciones, este 18 y 19 de julio se lleva a cabo en México la 4° Cumbre de Fondos de Agua, en la que se reúnen más de 250 expertos internacionales y tomadores de decisión de todos los sectores, para acelerar la agenda del agua.

El reto del agua es compartido

El evento busca presentar el estado de la seguridad hídrica a nivel global, regional y nacional y con ello hacer un llamado para abordar con urgencia los principales retos que enfrentan las ciudades de la región.

Además, uno de los objetivos es promover la innovación y la transformación digital entre los Fondos de Agua, identificar indicadores para evaluar el progreso y adicionalmente, lanzar una red de Fondos de Agua de América Latina como un mecanismo de contacto formal y continuo entre los diversos Fondos de Agua de la región.

Los participantes del encuentro coincidieron en que los Fondos de Agua tienen tres puntos centrales que le dan esa capacidad de éxito para el espacio público y privado: resiliencia, cambio climático y factores externos, y  predictibilidad para saber que tendremos agua en un futuro.

“Es un nuevo paradigma para atender problemas urgentes de la sociedad, los problemas del siglo XXI no se pueden resolver con propuestas del siglo XX, hoy lo más importante es la acción colectiva, donde cada actor tiene una responsabilidad importante”, aseguró Mariano Montero, director de Fundación Femsa.

“No puede haber empresas sostenibles sin comunidades sostenibles”, agregó, por ello, la acción colectiva es la manera de trabajar hacia el futuro.

Por su parte,  Eduardo Vázquez, director de Agua Capital, compartió a El Economista “El agua por su propia naturaleza es un problema de interés común, es un reto que impacta a todas las personas  independientemente de donde nos encontremos”.

Confirmó que evidentemente hay una problemática nacional, sin embargo las soluciones y el impacto específico del agua se da a nivel local, en las distintas ciudades, comunidades, en el campo, “y ahí es donde la perspectiva de los fondos de agua es trabajar de manera conjunta abriendo espacios y oportunidades de colaboración”.

“Ciencia, sector público, privado y la misma sociedad, debemos tomar las decisiones adecuadas, para generar los proyectos adecuados, en este Foro no se usa una visión catastrofista pero debemos mencionarlo, es un problema real que nos ocupa y no es a futuro”.

Dijo que la propuesta es desarrollar proyectos que demuestren cómo la conservación de espacios naturales promueven un adecuado uso del recurso. Jardines infiltrantes, parques hídricos, infraestructura física, tanto pública como privada de sistemas de captación de agua y almacenaje, son algunos ejemplos.

[email protected]