La bailarina cubana Alicia Alonso, una de las más destacadas del siglo XX, falleció este jueves en La Habana a los 98 años a raíz de una dolencia cardíaca, informó el Ballet Nacional de Cuba.

Alonso, la única latinoamericana en ostentar el título simbólico de "prima ballerina assoluta" (otorgado a las bailarinas más excepcionales), falleció a las 11H00 locales, dijo a la AFP un portavoz de la compañía que ella fundó en 1948 y dirigió hasta su muerte.

Alonso falleció a causa de una enfermedad cardiovascular, informó el noticiero de televisión.

"Alicia Alonso se ha ido y nos deja un enorme vacío, pero también un insuperable legado. Ella situó a Cuba en el altar de lo mejor de la danza mundial. Gracias Alicia por tu obra inmortal", tuiteó el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien realiza una visita oficial a México.

Muchos evocan a la bailarina de cuello de cisne, disciplinada y temperamental como pocas, que seducía al público con sus giros virtuosos, así como a la coreógrafa exigente que hacía repetir incansablemente los movimientos en busca de la perfección.

Otros la ven como la gran dama cubana que entregó su alma a la Revolución del fallecido Fidel Castro, y que se codeaba con reyes, poetas y políticos. Fue con el apoyo de Fidel que su escuela creada en 1948 tomó impulso después del triunfo de la revolución en 1959.

Su discípulo Carlos Acosta, quien fundó su propia compañía Acosta Danza y dirigirá el Ballet Real de Birmingha desde el próximo enero, dijo en las redes sociales que "en estos momentos no puedo dejar de pensar en todo lo que le debemos, en el extraordinario legado" que dejó.

"Me sumo al dolor por la muerte de Alicia Alonso, por todo lo que creó, por todo lo que nos dio, por ser el cimiento principal de una escuela de ballet que tanta gloria le ha dado a nuestro país, por haber sido raíz de nuestro movimiento danzario", añadió.

Alonso, que debutó en Broadway en 1938, se quedó casi ciega a los 20 años después de sufrir un doble desprendimiento de retina, y bailó casi toda su vida guiándose por las luces sobre el escenario, según su segundo esposo y director del Museo Nacional de la Danza, Pedro Simón.

Colgó sus zapatillas de punta en noviembre de 1995 a los 74 años.

La reinterpretación que hizo durante medio siglo del personaje del famoso ballet romántico "Giselle" la elevó a los altares de la danza clásica. Al respecto la crítica fue unánime: Alicia Alonso nació para que Giselle no muriera.

kg