La prestigiosa revista Science publicada por la Asociación Americana Para el Avance de la Ciencia, la más antigua y grande del mundo, decidió incluir entre sus páginas el momento preocupante que vive la ciencia mexicana.

“Es poco usual que Science publique dos artículos diferentes sobre el mismo tema en un mismo número. Señal de la gran inquietud que causa internacionalmente la situación del país”. Compartió el Dr. David Romero Camarena, Vicepresidente de la Sociedad Mexicana de Bioquímicay miembro de ProCienciaMX.

Recortes y comentarios despectivos ponen nerviosos a los científicos mexicanos y ¿Quo vadis, ciencia mexicana?, texto realizado por el Dr. Antonio Lazcano, destacado científico mexicano especializado en biología evolutiva, divulgador de la ciencia y miembro del Colegio de México, son los dos trabajos que en el más reciente numero de la revista (vol. 365, Número 6451) aparecen para que el mundo pueda dimensionar lo que sucede en nuestro país.  

“Las relaciones inicialmente cálidas entre la comunidad académica de México y el nuevo presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, se han enfriado”, así comienza el texto de Lizzie Wade, quien además enumera una serie de hechos y reúne algunas voces que, en el contexto, parecen negativas para la ciencia mexicana.

“Un paquete de severas medidas de austeridad, implementado el 3 de mayo, ha tenido un profundo impacto en los laboratorios e institutos con fondos federales; incluye un recorte del 30% del combustible para vehículos y suministros de oficina y un recorte del 50% de los fondos para viajes internacionales y pagos a los trabajadores contratados. Los científicos dicen que los recortes son una seria amenaza para el futuro de la investigación mexicana”.

Por su parte, Lazcano hace una dura crítica a las decisiones tomadas por el gobierno hasta el momento y describe “Hace un año, México eligió a Andrés Manuel López Obrador como su nuevo presidente. Muchos investigadores votaron por él, atraídos por una promesa de campaña para acabar con la corrupción y la violencia y promover la ciencia y la educación. Lamentablemente, sus acciones han empeorado las cosas para la ciencia”.

Asegura que la inclinación del presidente por desacreditar a la comunidad académica está avivando rápidamente una peligrosa atmósfera antiintelectual, y sobre la pregunta de ¿a dónde va la ciencia mexicana? Confirma que esto debe ser respondido por todos los ciudadanos de México que quieran rescatar a su país de la descomposición.