Javier Camarena cerrará la edición 47 del Festival Internacional Cervantino, este domingo 27 de octubre en la Alhóndiga de Granaditas, con él se presentará la soprano también mexicana Karen Gardeazabal, acompañados de la Orquesta Filarmónica de Acapulco con la dirección de Iván López Reynoso.

En el contexto de esta edición cervantina se presentó también la instauración desde la UNESCO para celebrar por primera ocasión el 25 de octubre como Día Internacional de la Ópera, al respecto Javier Camarena dijo que esta es una iniciativa que reconoce el trabajo de todas las personas involucradas en el género.

“El Día de la Ópera me parece una muy buena celebración para muchísima gente involucrada en la producción de una ópera, no sólo de los cantantes, desde la gente que construye los escenarios, el coro, los de staff, arquitectura, diseño, pintura, iluminación, músicos es para toda aquella persona que está en este género  y que día a día le está dedicando su vida a este trabajo, es una gran iniciativa, es realmente un motivo de celebración tener este día”, reconoció uno de los exponentes favoritos de la ópera en el mundo.

Agregó que el Cervantino es un evento es sumamente personal, dijo en conferencia de prensa, que se lo debe al tiempo que vivió en Guanajuato al ser egresado de la Escuela de Música de la universidad de este estado.

“En el tiempo que viví en Guanajuato me tocó presenciar algunas de las galas de Fernando de la Mora, eso me sirvió de inspiración y 15 años después se da la oportunidad y estoy muy emocionado de presentarme”.

El espectáculo que ofrecerá comenzará con música francesa, arias populares como “La hija del regimiento” y “Romeo y Julieta” dedicada a Canadá, país invitado, luego se adentrará al estilo italiano con piezas de Donizett y Rossini, luego vendrá la parte medular del concierto que será de música mexicana y latinoamericana, canciones como “Perfume de gardenias” popurris de Guillermo Cantoral como “Regálame esta noche” y “El triste”, comentó que lo que se planeaba como un homenaje a José José se convirtió en un recordatorio póstumo de una figura emblemática de la música mexicana.

Migraciones como parte del Cervantino

Como parte de la temática que enarboló esta 47 edición del Festival Cervantino, uno de los más importantes en México, el tenor dijo que sobre todo en la ópera se debe salir a explorar el mundo para buscar oportunidades de trabajo, en especial si eres cantante en donde se debe considerar el número de teatros que hay en otras partes del mundo para presentarse, una de las causales de que su vida profesional floreció en Europa y que sea muy apreciado también por el público de Nueva York. 

Por lo que considero un sueño que en México se comience a generar una temporada fija en los "maravillosos teatros que hay en México". 

“La cuestión es que no sólo es salir, es demostrar que estás a la altura de la competencia internacional”, comentó.

Ante la buena aceptación de las voces latinoamericanas el tenor explicó que el físico es una de las razones, pero tal vez la más importante es la interpretación. “Tenemos la sangre latina siempre he pensado que aparte de nuestra complexión (…) crecemos en una cultura musical muy enfocada en cantarle al amor que duele, y la ópera tiene mucho de eso del amor pasional, del amor entregado, del amor que duele. Hay mucho de eso en la interpretación a la hora de cantar es un gran plus”.