En los primeros dos meses del año, los ingresos de los establecimientos del comercio minorista en las entidades federativas del país, como indicador del consumo privado, mostraron una dinámica endeble; 18 estados desaceleraron, siete registraron caídas y los otros siete aceleraron.