Que si Bill Gates compró la Organización Mundial de la Salud (OMS), o que si el coronavirus es en realidad un arma bioquímica china, estas y otras ideas ampliamente difundidas en las redes sociales forman parte de la "info-pandemia", de la desinformación que rodea al coronavirus SARS-CoV-2  y que está dando lugar a una multitud de informes falsos y escandalosos con consecuencias de gran alcance, como lo muestra un estudio reciente, presentado este miércoles 5 de agosto .

La velocidad y el alcance global de la desinformación en este momento de pandemia se viven sin precedentes y sus efectos persisten tenazmente. Algunos han advertido de una "infodemia masiva", y sobre la importancia de discutir medidas para mitigar las repercusiones de noticias falsas (fake news) que van dirigidos a ciertos grupos específicos.

Una encuesta global de la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad, desarrollada por la compañía Kantar, confirma estos temores.

En el marco de la campaña #FreedomFightsFake, la compañía entrevistó alrededor de 7,300 personas de todos los grupos de edad sobre su uso de los medios y las noticias falsas durante la epidemia de Covid-19. Estas entrevistas se llevaron a cabo en: México, Estados Unidos, Alemania, India, Jordania, Sudáfrica y Filipinas.

En torno a los encuestados en México, sobresalen la falta de alfabetización mediática y desconfianza en los medios convencionales. Si bien la mayoría afirma que están "muy bien" y "bastante bien" informados sobre la actual pandemia, al 47% le resulta difícil distinguir entre noticias e informes falsos deliberados y 90% está preocupado por el aumento de informes falsos del mismo tipo, mientras que en Alemania, sólo el 51% está preocupado por el aumento de la desinformación, siendo los alemanes los "menos preocupados" entre los entrevistados a nivel global.

En México, 56% de los encuestados está de acuerdo con la afirmación de que los medios de comunicación ocultan hechos sobre el coronavirus debido a la presión del gobierno. Estados Unidos y Sudáfrica poseen cifras similares: más de la mitad de los sujetos del estudio apoyan esta declaración.

La principal fuente de información es la televisión (75%), seguida de las redes sociales (72%), periódicos o revistas en Internet (49%) y otras fuentes en Internet (45%). La radio (29%) y los medios impresos (18%) se utilizan en un grado significativamente menor. Las personas más jóvenes en todo el mundo obtienen su información principalmente en internet.

Desconfianza en políticos y médicos

Una consecuencia de influir deliberadamente en las noticias en los tiempos de Covid-19 es que la credibilidad de los políticos y los médicos disminuye. El estudio muestra una clara tendencia internacional: tres cuartas partes del universo de encuestados señalan que los informes falsos y deliberados sobre el coronavirus socavan la competencia de estos profesionales. En México, el 79% de los encuestados está de acuerdo con esta afirmación.

Coronavirus como un arma

El sentimiento subjetivo de estar bien informado sobre la epidemia se cuestiona una vez más cuando se pregunta sobre presuntos hechos relacionados con el virus. Las respuestas sobre su origen son preocupantes. No sólo por sus consecuencias para la salud, sino también por las teorías que lo rodean.

Casi la mitad de todos los encuestados dicen que el SARS-CoV-2 fue creado en un laboratorio chino. En México, 37% de las personas están convencidas de esta teoría y 25% de los entrevistados cree que el coronavirus es una arma biológica china (comparado con 72% que lo cree en India, 52% en Filipinas, 32% en Estados Unidos y solo 13% en Alemania) .

Bill Gates: un extraño enemigo

Aunque los países en los que se realizó la encuesta son completamente diferentes, parece haber un enemigo común en muchos canales de medios de comunicación: el fundador de Microsoft, Bill Gates. El 25% de los mexicanos encuestados cree que el magnate filántropo quiere implantar microchips en las personas para combatir el virus (mundialmente sube la cifra a 31%), por lo que estaría pidiendo la vacunación obligatoria de todas las personas, por lo, menos eso piensa más de la mitad de los encuestados en el mundo y 48% en México. Además, 45% de los mexicanos encuestados dice Gates que tiene más poder en México que el gobierno y el 17% opina que ha comprado la Organización Mundial de la Salud (OMS).

5G y el coronavirus

El mito, difundido por primera vez en el Reino Unido, Chipre y los Países Bajos, de que existe un vínculo entre la expansión de la red 5G y la epidemia del Covid-19, ya ha provocado más de 60 ataques incendiarios en los postes de teléfonos móviles solo en el Reino Unido. En México, solo el 16% del grupo de edad de 18 a 34 años cree en una conexión entre 5G y el virus. En Jordania, la cifra llega a alcanzar el 30%. El que no haya evidencia científica alguna para apoyar la tesis parece ser irrelevante.

“El estudio demuestra que las personas tienen una percepción de estar bien informadas, aunque la encuesta revela una crisis sustancial en la confianza hacia los medios. La democracia no puede permitirse una crisis de credibilidad de los medios de comunicación", dijo el profesor Karl-Heinz Paqué, presidente de la Junta de la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad.

Paqué está sorprendido de cómo Bill Gates se enmarca como el enemigo: "Bill Gates, siendo una persona que constantemente hace cosas buenas para la salud pública, se está convirtiendo en un enemigo global. Esta "manía de desinformación" debe ser combatida conjuntamente por todas fuerzas democráticas", señala Paqué.

kg