Después de hacerse oficial la aprobación, de parte de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, del Dictamen con proyecto de decreto por el que se reforman y derogan diversas disposiciones de distintas leyes, entre ellas, la Ley Federal de Cinematografía, en los artículos que dan marco jurídico al Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine), el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), emitió un comunicado para detallar la vía en la que serán administrados los recursos para el apoyo de la creación cinematográfica a partir de la extinción del fondo, en caso de aprobarse en el legislativo.

“Los fideicomisos son un mero mecanismo para administrar dinero y su extinción no significa de manera alguna la cancelación de los apoyos al cine y toda su cadena de valor. El Imcine cuenta con las atribuciones legales para usar su estructura para entregar apoyos directos al cine a través de un programa presupuestal no dependiente de un fideicomiso”, explicó el documento publicado vía la Secretaría de Cultura.

La dependencia garantizó que habrá continuidad en los apoyos al cine mexicano de forma directa desde el propio Imcine, a través de un programa presupuestario de subsidios sujeto a reglas de operación. Los proyectos aspirantes, precisó, serán evaluados por consejos ciudadanos en las once convocatorias anuales divididas en tres vertientes: ocho convocatorias para apoyos a producción y postproducción de largos y cortos; dos para apoyos a proyectos de formación de públicos y exhibición del cine nacional y, por último, una convocatoria para apoyar proyectos de conformación y preservación de acervos fílmicos.

“Gracias al trabajo conjunto con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, se ha establecido el compromiso para que la transición entre la administración de un fideicomiso y la operación de un programa presupuestario sea eficiente y transparente. Los beneficiarios están al centro, de tal suerte que el cambio administrativo no deberá causarles mayor problema ni incertidumbre”, precisó el Imcine.

 

ricardo.quiroga@eleconomista.mx