Dios me guarde, no soy la más grande seguidora del modo de hacer arte según kurimanzutto. La galería de la k minúscula más que arte me parece que vende una pretensión, un estilo glamuroso y cosmopolita que resulta novedoso en la escena plástica mexicana, pero que visto en perspectiva parece una mala calca de un ejemplar de Vogue.

Hecho el anterior deslinde, el Garage de esta semana va dedicado a uno de los artistas principales del catálogo de kurimanzutto: el Dr. Lakra. (¿Por qué les hablo tanto de su galería? Porque me parece que Lakra es quien encarna mejor e l aire kurimanzutto -cosmopolitismo, éxito, fachas muy fashion- y además hace arte de gran calidad).

El Dr. Lakra es de sangre noble, por así decirlo. Detrás del mote, se encuentra Jerónimo López Ramírez, hijo del maestro oaxaqueño Francisco Toledo, de quien aprendió la gran habilidad para el dibujo que presume en sus trabajos.

Dr. Lakra es, sobre todo, un gran tatuador. En México el arte del tatuaje tiene muchos representantes pero en general es una práctica que se queda en la contracultura, no llega a los espacios de exhibición. La obra de Dr. Lakra es ya importante por eso: es un tatuador que expone su trabajo y que ha llevado su catálogo iconográfico por el mundo. Ha trabajado en estudios de tatuaje en Los Ángeles, Barcelona, Ámsterdam y Hamburgo, cuatro grandes capitales de este arte.

Pero Dr. Lakra ha hecho trabajos muy divertidos que van más allá del mero tatuaje. En el catálogo Health & Efficiency (de venta en kurimanzutto, por cierto) se recoge sus de tatuajes sobre revistas eróticas de principios del siglo XX. El proceso que sigue para cada una de esas obras (que podríamos llamar intervenciones) es casi el mismo que haría para un tatuaje: raspar con agujas, diluir la tinta. Deja marcado el papel para agregar narrativas a los desnudos femeninos, monstruos que toman a las modelos o las espían o las hacen ver ridículas.

Con esas piezas como inicio, Lakra ha continuado tomando todo tipo de objetos para tatuarlos. Gran éxito tuvo en el Museo de Yokohama en 2008 con su muestra Goth: Reality of the Departed World ( Gótico, realidades del más allá ) en el que intervino desde fotografías publicitarias hasta grabados tradicionales japoneses (los famosos ukiyo-ye) para convertirlos en memento mori usando representaciones mexicanas de la muerte. Por ejemplo, en una postal inglesa para promover una marca de té, a una romántica pareja la convierte en una muchacha triste departiendo con una parca muy catrina.

Dr. Lakra es usualmente incluido en las colectivas de los artistas contemporáneos más importantes de nuestro país. Los mejores catálogos de trabajo ha son el ya mencionado Health & Efficiency (RM, 2009) y en Los dos amigos, a dúo con el escultor Abraham Cruz-Villegas (A&R, 2007).