Londres. Se sabe que el clima invernal en Reino Unido es crudo y sombrío; sin embrago, el pasado lunes el sol brilló en todo su esplendor y las temperaturas alrededor del país aumentaron a niveles nunca antes registrados durante esta temporada fría y oscura.

En Trawsgoed en Gales, la temperatura alcanzó los 20.6 grados centígrados, el registro más elevado en un mes de febrero o en la totalidad de los inviernos en el país.

Este clima, incluso, sería inusualmente cálido durante julio o agosto en esta ciudad de Gales, ubicada a unos 32 kilómetros de las frías aguas del mar de Irlanda.

El lunes pasado en el Hyde Park de Londres la temperatura se disparó a los 19 grados centígrados mientras que en el noroeste de la capital el termómetro llegó a los 19.8 grados centígrados, un récord para un mes de febrero.

Los británicos que tuvieron la suerte de estar en la calle, y no atornillados en las oficinas, disfrutaron el día saboreando helados y con vestimenta de verano.

La inusual dosis de clima cálido hizo que algunos británicos, por primera ocasión en varios meses, pasaran un rato sobre los jardines, mientras que otros se dirigieron a los bares preferidos a tomar una cerveza. Los parques locales estaban mucho más ocupados de lo normal, y no faltó la que se pusiera un bikini.

Mientras que muchos británicos utilizaron las redes sociales para celebrar el “error” de la llegada del verano en pleno febrero, otros comentaron que el clima cálido no debería ser motivo de celebración sino de preocupación:

“Hoy tenemos 19 grados en Londres (…) Qué desconcertante que un día cálido y soleado pueda ser a la vez agradable y absolutamente aterrador”, escribió el autor Jason Hickel en Twitter.

El clima templado llega cuatro días después de que Escocia registrara su temperatura más alta de cualquier mes de febrero. Aboyne, Escocia, se elevó a 18.3 grados centígrados el 21 de febrero.