Justo en este momento de la emergencia y de la implementación gradual de un desconfinamiento regulado con medidas estrictas de distanciamiento social e higiene minuciosa, según lo vaya dictando el semáforo epidemiológico en cada región del país, el comité organizador de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL Guadalajara), barajea al menos tres escenarios posibles para accionar de cara a la realización de su edición 34, programada para llevarse a cabo del 28 de noviembre al 6 de diciembre.

En el primer escenario, el más esperado, el encuentro editorial más importante de Iberoamérica y reciente ganador del Premio Princesa de Asturias en Comunicación y Humanidades podrá llevarse a cabo de manera presencial con una distribución bifurcada de sus actividades y áreas expositivas: en la tradicional Expo Guadalajara y en el Centro Cultural Universitario de la Universidad de Guadalajara, con el fin de minimizar la densidad de ocupación en un mismo espacio y cumplir con las directivas sanitarias que en su momento dicten las autoridades de la entidad.

“Desde que comenzó el confinamiento, el Comité Organizador de la FIL Guadalajara se ha reunido periódicamente con los especialistas epidemiólogos de la UDG para perfilar los distintos escenarios para nuestra Feria (…) Hemos trabajado mano a mano con autoridades de salud, de Expo Guadalajara y representantes de la industria editorial en la definición de estrategias y protocolos que mitiguen los riesgos ante la situación sanitaria del momento”, expresó el comité organizador del encuentro a través de un comunicado emitido esta mañana.

De no haber facilidades para la realización de un encuentro presencial por las condiciones de salud próximas a la realización de la FIL Guadalajara, el comité anunció que ya trabaja en dos opciones más. Una de ellas es la migración del programa a las plataformas digitales para permitir que el público lector y asiduo de la feria tenga acceso vía remota. Otra es la postergación de la edición 34 para un momento en el que sea factible.

“A cinco meses de su posible inauguración, la realización de la Feria no es aún una decisión tomada, pero sí un escenario en el cual trabajamos, con esperanza, en el entendido –y así nos lo han manifestado muchos de los editores participantes– de que es mejor tener la FIL que no tenerla. No creemos que una cancelación unilateral de la FIL Guadalajara 34 ayude a mejorar las condiciones de la industria editorial mexicana”, indica el documento.

A su vez, el comité de la FIL Guadalajara presentó un plan de protocolos sanitarios en caso de ser factible la realización de un encuentro presencial, trabajado junto con la Expo Guadalajara y las autoridades de salud. En este mismo documento se detalló el plan de distribución para la segunda sede en el Centro Cultural Universitario.

No se permitirá que la ocupación rebase 5,000 personas de manera simultánea. Se llevarán a cabo eventos híbridos, con ponentes presenciales alternando con invitados por videoconferencia. Habrá streaming de todas las actividades. Se instalarán zonas de aislamiento y registro, así como estaciones adicionales de lavado de manos y dispensadores de gel sanitizante en cada stand. Se requerirá sanitización de todos los espacios. El ancho mínimo de los pasillos será de tres metros, con circulación en un solo sentido. Se requerirá el uso de cubrebocas para todo el personal y asistentes a la feria. Se eliminará todo impreso de mano. Estas, entre otras medidas.

En el Centro Cultural Universitario de la UDG se dispondrá de una superficie de 11,000 metros cuadrados para áreas de exposición y 55,000 metros cuadrados para salas de eventos. La FIL empleará todos los espacios a cielo abierto y cerrados: la Plaza Bicentenario, la plazoleta y el pasillo de la biblioteca y el vestíbulo, de tal manera que la distribución de los asistentes sea lo más distante posible. Por su parte, la Expo Guadalajara hará posible la disposición de 43,000 metros cuadrados para las actividades.

“Si quienes llevan las riendas de la situación en nuestra Universidad y en nuestro estado nos indican en los meses siguientes que no es pertinente realizar una feria presencial, actuaremos en consecuencia e implementaremos alguno de los planes alternativos que comenzamos a diseñar desde marzo pasado, y en los cuales seguimos trabajando”, señaló el comité.

El año pasado, la FIL Guadalajara convocó a alrededor de 840 mil asistentes a lo largo de sus nueve días de actividades.