En plena época digital, del iPhone, la realidad virtual y los videojuegos vanguardistas ¿por qué un álbum de estampitas es un fenómeno en México y el mundo?

“Nada sustituye la sensación de abrir sobres, pasar las paginas, pegar las estampas, olerlas, intercambiarlas. hoy en día, tener el álbum Panini para el Mundial Rusia 2018 es estar a la moda. Fíjate a tu alrededor, todos están cambiando para llenarlo”, señaló en entrevista Marilú Vargas, gerente de Marketing para Panini México. El empresario y productor de espectáculos Alejandro Gou ofreció boletos gratis para sus obras de teatro a cambio de una estampa que le faltaba; el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador causó polémica con su video llenando un álbum junto a su hijo antes del primer debate, y los eventos para intercambiar estampas se repiten cada vez más en la ciudad.

El grupo Panini tiene su sede en Módena (Italia), con filiales en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. En el 2016, llegó a una facturación superior a 631 millones de euros (698 millones de dólares) en más de 120 países.

Panini tiene presencia en 110 países, México es el décimo país donde más éxito tiene el álbum del Mundial Rusia 2018.

“Nuestro mejor momento es el mundial, el producto estelar para Panini. No puedo revelar datos, pero en ventas México está entre los 10 primeros mercados”, agregó.

Aunque no hay datos oficiales, se calcula que Panini comercializa más de 1 millón de álbumes y alrededor de 6 millones de sobres de estampas a nivel mundial.

“Existen varias ediciones especiales; en México, existe una versión platino; en Suiza es dorada; perla, en Francia, y lo único que cambia es la parte de afuera del álbum, pero el contenido es el mismo”, señaló Marilú Vargas.

El álbum Panini del Mundial de Rusia 2018 se llena con 682 estampas. Un paquete con 100 sobres vale 1,400 pesos, cada uno de ellos vale 14 pesos e incluye cinco estampas.

Pero es tal el furor y la demanda por llenar el álbum, que las estampas que se consideran difíciles llegan a valer hasta 300 pesos o más en el mercado informal.

“Es un tema de oferta y demanda. Si te sale Leo Messi, pues la pones en tu álbum, no la cambias. Pero la cosa es intercambiar estampas y, si puedes, llenar el álbum. Es más, si sólo te faltan las últimas 40 estampas las puedes pedir a Panini y te las enviamos”, reveló.

En el programa de estampas faltantes, el interesado puede pedir a Panini las necesarias para completar su colección.

“Cada una cuesta tres pesos, no importa si es Pelé o una estampa especial. Nosotros queremos que todos llenen sus álbumes y se diviertan”, finalizó Marilú Vargas.

vgutierrez @eleconomista.com.mx