El papa Francisco advirtió este lunes contra los intentos de borrar la cultura, denunciando el "pensamiento unidireccional" que dijo que intenta negar o reescribir la historia de acuerdo con los estándares actuales.

Francisco hizo sus comentarios en un discurso ante diplomáticos, cuyo objetivo principal fue la condena de la desinformación ideológica "sin fundamento" sobre las vacunas contra la Covid-19, el respaldo de las campañas nacionales de inmunización y calificar la atención médica como una obligación moral.

Habló de la crisis de confianza en la diplomacia multilateral que, según dijo, ha dado lugar a "agendas cada vez más dictadas por una mentalidad que rechaza los fundamentos naturales de la humanidad y las raíces culturales que constituyen la identidad de muchos pueblos".

El mes pasado, el número dos del Vaticano, el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, expresó su preocupación por un borrador del manual de comunicaciones de la Unión Europea que sugería no usar el término Navidad. El documento, que el Vaticano vio como un intento de cancelar las raíces cristianas de Europa, fue posteriormente retirado para su revisión.

El papa Francisco advirtió sobre "una forma de colonización ideológica, que no deja lugar a la libertad de expresión y ahora está tomando la forma de la "cultura de la cancelación" que invade muchos círculos e instituciones públicas".

Esto corre el riesgo de cancelar la identidad "bajo el pretexto de defender la diversidad", dijo Francisco, quien agregó que está tomando forma una especie de "pensamiento de una sola vía" obligado a negar la historia o, peor aún, a reescribirla en términos de las categorías actuales.

Si bien el papa Francisco no mencionó ningún ejemplo específico de la cultura de cancelación, dijo que cualquier situación histórica debe interpretarse en el contexto de su época y no según los estándares actuales.

kg