Por primera vez se llevará a cabo CannaMexico World Summit, un evento internacional donde científicos, investigadores, médicos, tecnólogos, representantes del gobierno, de la agroindustria y emprendedores, se reunirán para compartir experiencias internacionales, legislación, usos, impactos, beneficios, evidencias médicas, mercados potenciales, tabúes, entre otros temas alrededor del cannabis, principalmente para su uso medicinal.

“Acá lo importante será aclarar el alcance de lo que significa el cannabis medicinal, cuáles son esos productos, que se requiere para ser una compañía de cannabis medicinal y cómo efectivamente un paciente que está sufriendo no va a terminar con un comercializador que sólo quiera vender cualquier producto, sin efectivamente un respaldo que incluya autoridades, evidencia científica e industrias certificadas”, explicó Andrés Galofre, vicepresidente de Khiron Life Sciences Corp, empresa canadiense que abarca todo el espectro del sector del cannabis medicinal, desde el cumplimiento de la regulación, el cultivo, la producción y la comercialización y que estará participando en este Summit.

Éste será un evento que pondrá en sintonía a todas las partes para demostrar los beneficios que tiene el cannabis medicinal, también hablar de qué no es cannabis medicinal y para ello la evidencia científica será un protagonista, de acuerdo con sus organizadores.

En este evento se presentarán estudios de caso clínico, validación de tratamientos, espacios educativos que eliminan mitos y también aspectos de regulación.

“Se tiene que actuar con firmeza, pues en el mundo este tema ya es una realidad, muchos países ya lo han regulado y es una industria que tiene un gran mercado, que mueve economías”, afirmó el experto, en entrevista.

De acuerdo con una investigación de mercado liderada por esta compañía y asistida por IMS Healt, existen 68 millones de potenciales pacientes en Latinoamérica divididos en diferentes condiciones médicas como cáncer, epilepsia, esclerosis múltiple, dolor neuropático, ansiedad, problemas de sueño, entre otras.

En México, entre 10 y 15% (12 a 13 millones) de la población podría beneficiarse de productos médicos a base de cannabis medicinal, “esto es una porción importante y si se hacen las cosas de la manera correcta serán muchas las personas beneficiadas”.

También se ha podido validar que las enfermedades que pueden ser tratadas con el uso de cannabis medicinal tienen alta incidencia en poblaciones vulnerables, por lo que una vez regulado el tema, estos son tratamientos que deberían estar disponibles a través de los sistemas de salud nacionales, lo que hace relevante la participación del gobierno en este tipo de eventos. En esta industria hay bastantes jugadores y se están desarrollando en los distintos países donde hay regulación, en primera instancia para evidenciar el potencial en el sector privado, pero el especialista aseguró que hay que encontrar diferentes estrategias corporativas y conformar grandes equipos de trabajo que incluyan a las grandes instituciones, para que esta alternativa llegue al grueso de la población.

En este caso se buscan alternativas seguras, consistentes y que efectivamente generen beneficios, por lo que el especialista aseguró que el enfoque está en el desarrollo de medicamentos, por lo que se trabaja de la mano de la comunidad médica, como la principal herramienta para llegar a la población.

Un ejemplo es Colombia, donde Khiron trabaja de la mano con la Asociación Colombiana de Neurología, la Asociación Colombiana de Medicina Interna y la Asociación Colombiana del Dolor, con este aval se tiene un acceso a más de 4,000 profesionales de la salud, entre ellos neurólogos y médicos internistas, lo que permite lograr interlocución y como compañía ofrecer un entrenamiento y educación continua.

Este país avanzó sustancialmente en el 2015 en la elaboración de la regulación para la aprobación de cannabis medicinal, hoy se están viendo los primeros resultados y en el tercer trimestre se estarán lanzando los primeros productos a través de Khrion.

Galofre explicó que para el capítulo mexicano lo primero que se debe hacer es entender el tema de la regulación, por lo que ya ha habido un acercamiento con Cofepris y aunque ya existe todo un marco jurídico que lo reglamenta, hoy se encuentra en un proceso ajeno a la regulación, por lo que presentar evidencia científica es la gran herramienta.

“Lo importante es ofrecer todos los recursos que den soporte a este tema, que si bien es controversial, desde la parte científica cuenta con evidencia suficiente para su eficiente uso en distintos padecimientos”.

Agregó que en nuestro país también se encuentra la discusión sobre las licencias para investigación: “Creemos que esa es una alternativa muy loable porque efectivamente uno de los grandes temas que se tienen frente a esta nueva industria es la validación médica y científica. Creemos que México está yendo por el camino adecuado”.

“Entendemos que todavía es un proceso en México, por ello queremos colaborar de una manera cercana y certera, para que en el lapso de ocho meses podamos estar hablando de que México cuenta con una regulación que avala la venta de productos a base de cannabis medicinal”.

El cannabis medicinal es un proceso que está iniciando en México, por lo que CannaMexico World Summit será una oportunidad para la discusión este próximo 30 y 31 de mayo. El tema definitivamente se tiene que trabajar junto con las autoridades regulatorias locales, la comunidad médica y de la mano de la ciencia y estos elementos estarán presentes en este evento.

nelly.toche@eleconomista.mx