Hasta la semana del 13 al 19 de abril, la caída de las ventas de libros físicos en el país fue de 80% en comparación con el 2019, mientras que la merma en ventas para el acumulado anual hasta ahora es de 15% y va en franco descenso.

Lo anterior, de acuerdo con los números de Nielsen Bookscan, compartidos por Carlos Rojas, director general de la plataforma de rastreo y concentración de metadatos sobre el libro Metabooks México, en el arranque del ciclo Conversaciones para que los Libros se Vean, en interlocución con Juan Luis Arzoz Arbide, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem).

Arzoz indica que la recuperación del ecosistema del libro es uno de los temas prioritarios en las reuniones semanales que la Caniem sostiene con la Asociación de Librerías de México. La expectativa de ambos grupos, confirmó, es que el camino para la recuperación del mercado del impreso comience a darse en las ferias a final del año, entre ellas la FIL Guadalajara, y prevén que la estabilización de compradores en librerías tomará entre 10 y 12 meses.

“Buscaremos que no cierren las editoriales. Hemos platicado con algunas que están teniendo problemas para ver de qué manera podemos ayudar. En algunos casos tendrá que haber ayuda del gobierno o de las asociaciones empresariales. Como editores, vamos a tener la obligación de apoyar a la creación de librerías. Que no cierren las que existen y crear nuevas con algunos créditos por parte de las editoriales. Estamos solicitando que la apertura tanto de librerías como de centros culturales sea un poco más rápida que en el comercio normal, con los cuidados y reglas de sanidad necesarios”.

Apuesta por lo digital

Por otro lado, aseveró, la misión ahora mismo es facilitar el acceso de los compradores al mercado electrónico en un momento en el que la venta de las publicaciones digitales ha crecido 12% de la facturación en el mercado, cuando estaba en 4% hasta antes de las medidas restrictivas por causa de la pandemia del Covid-19. Dijo que una de las medidas inmediatas es la habilitación de las pequeñas editoriales para incurrir en la plataforma.

“Una edición digital no es solamente subir un libro tal cual. Implica mucho más. Las grandes editoriales lo tienen todo y nos ayudan mucho. Pero a las pequeñas les falta este tipo de capacitación y, como cámara, estamos proporcionándola para que puedan comenzar. Algunos editores no tienen plataforma donde subir sus libros ni los mecanismos para poderlos vender. De tal manera que estamos en el proceso de establecer una plataforma para que todos los editores independientes puedan subir sus libros y tener ventas digitales. La próxima semana tendremos un avance en este sentido”.

Confirmó que en un par de semanas prevé estar en posibilidades de anunciar una feria virtual del libro porque “es muy probable que se queden las ferias virtuales. Podrían ser grandes espacios para promoción y venta de libros”.

El ciclo Conversaciones para que los Libros se Vean tiene lugar los martes y miércoles hasta el próximo 27 de mayo, con la presencia de distintos integrantes del gremio editorial y librero.

[email protected]