La decisión de los británicos provocó ya un terremoto en los planos político y financieros. La renuncia del primer ministro David Cameron es la primera factura que se cobra el Brexit.