El turismo religioso es importante para México porque cada año deja una derrama económica de al menos 10,200 millones de pesos, de acuerdo con cifras del Senado de la República.

México está ubicado entre los 10 primeros países con ese tipo de actividad turística en el mundo, de ahí que es una de las motivaciones de viaje durante la Semana Santa, afirmó el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), José Manuel López Campos.

El dirigente apuntó que se regresaron a sus lugares de origen aproximadamente 11.2 millones de visitantes nacionales y extranjeros, luego de haber recorrido varias localidades mexicanas durante este periodo.

Esa cifra representó 80% de los 14 millones que viajarán por el territorio nacional entre el 13 y el 28 de abril.

“México se encuentra entre los primeros 10 países con mayor turismo religioso en el mundo, subsector que anualmente moviliza a 330 millones de personas hacia sitios que son patrimonio espiritual y cultural del planeta, lo que representa 20% del flujo de paseantes internacional, de acuerdo con la Organización Mundial de Turismo (OMT)”, anotó.

Subrayó que esas personas realizan un gasto de 18,000 millones de dólares cada año, según estadísticas de la OMT, de la Conferencia Internacional en Turismo Religioso y de la Asociación Mundial de Viajes Religiosos.

Este segmento de turismo es uno de los renglones importantes para la generación de divisas en México y aporta significativos beneficios para las economías regionales, en donde se encuentran los sitios con festividades religiosas, en algunos casos mezcla de las culturas prehispánicas y el catolicismo.

Entre los lugares más visitados se encuentran Taxco, San Luis Potosí, Querétaro, Oaxaca y San Miguel de Allende, en donde se realizaron procesiones de fama internacional.

Mientras que en la sierra Tarahumara, Chihuahua; Pátzcuaro, Michoacán, y Maní, Yucatán, se llevaron a cabo festividades de sincretismo religioso católico e indígena que son de gran atractivo para los turistas. A ellos se sumaron los Viacrucis en un sinnúmero de localidades de todo el país, como la de la alcaldía de Iztapalapa, en la Ciudad de México.

López Campos recordó que la Basílica de Guadalupe, San Juan de los Lagos, El Santuario del Santo Niño de Atocha, El Cristo Rey en Guanajuato y El Templo del Santo Señor de Chalma son los cinco santuarios con mayor número de visitantes nacionales y extranjeros en Semana Santa.