ACTUALIZACIÓN 4 de noviembre del 2021, 10:49 am: En una versión previa de este artículo se afirmaba que mmhmm había levantado en total 139 millones de dólares, cuando la cifra correcta es 136 millones de dólares. Esta versión corrige este error.

La aplicación de videollamadas y videoconferencias mmhmm, desarrollada por Phil Libin, quien fue director ejecutivo de Evernote entre 2007 y 2015, habilitó su servicio en español y otros ocho idiomas: árabe, chino, francés, alemán, hebreo, italiano, japonés, coreano, portugués, además de inglés. 

Todo parece ir en contra de mmhmm. Desde su nombre, difícil de saber cómo se pronuncia, hasta el mercado al que desde hace un año quiere entrar: el de las videollamadas y videoconferencias. Un mercado que durante la pandemia vio a muchas compañías crecer y a otras desvanecerse, luchando por convencer a miles de personas que migraron su vida laboral y social a las aplicaciones virtuales y a las pantallas.

Entre marzo de 2021 y marzo de 2022, las aplicaciones de videollamadas Zoom y Google Meets le arrebataron la dominancia de este mercado a Skype y a Slack, y alcanzaron cuotas de mercado de 48.7 y 21.8%, respectivamente. Microsoft no se quedó de brazos cruzados e impulsó Teams, que ahora cuenta con 14.5% del mercado global de videollamadas; además de que otras aplicaciones como HouseParty y Gotomeeting también vieron un fuerte crecimiento en este periodo, según datos de la empresa de análisis EmailToolTester.       

El mercado de las videollamadas está en llamas, pero mmhmm tiene varios ases bajo la manga. Algo que ya vieron inversionistas como Softbank y Sequoia Capital, que apenas en junio pasado invirtieron 100 millones de dólares en la plataforma. En tan sólo un año desde su lanzamiento en versión beta, en junio de 2020, mmHmm ha levantado un total de 136 millones de dólares y ya adquirió a una compañía: Memix.

Interacción y versatilidad         

Lo que comenzó como una broma se convirtió en una idea para hacer más interactivas y efectivas las videoconferencias en medio de la pandemia, según cuenta Phil Libin en una videollamada con El Economista que comenzó en Zoom y terminó en mmhmm.

“Empezamos a jugar, introduciendo fondos de pantalla y presentaciones y eso creció hasta convertirse en una herramienta de comunicación real”, dijo Libin.

Además de que puede ser utilizada por sí sola, la aplicación de mmhmm funciona también sobre cualquier plataforma de videollamadas y transmisión de video en vivo, como Zoom, Webex o YouTube y también permite grabar previamente una presentación en video para luego ser compartida con varias personas.

Además de la posibilidad de grabar presentaciones, lo que Libin define como pasar de un modelo síncrono a uno asíncrono de reuniones de trabajo y que supone una reducción de tiempo; para el emprendedor de Silicon Valley la otra cualidad de mmhmm que le da ventaja sobre otras plataformas es su versatilidad.

mmhmm permite hacer una transmisión de video en vivo (streaming) más interactiva añadiendo fondos de pantalla, gifs, memes y gráficos que se muestran en tiempo real conforme la presentación se va desarrollando. Esto ofrece la posibilidad de ir más allá de compartir las clásicas presentaciones de Powerpoint como foco principal del video e incluso abre la puerta a realizar votaciones interactivas dentro de la plataforma.   

“El 20% del tiempo que debes estar hablando en vivo va a ser más divertido y, por tanto, menos cansado. Pero debo insistir en que en el 80% del tiempo deberías cancelar las llamadas de Zoom, no deberías tenerlas; deberías enviar actualizaciones grabadas por separado”, dijo.

Competencia

Libin sabe que todas estas cualidades de mmhmm pueden ser copiadas por sus competidores, algo que es común en el ecosistema de emprendimiento tecnológico. Basta ver cómo Facebook se apresuró a lanzar Reels para Instagram cuando vio la enorme popularidad que había ganado TikTok a nivel global, algo que también ocurrió con Shorts, de YouTube. Pero el exdirector de Evernote también sabe que no vale la pena preocuparse por este fenómeno. 

“Eso siempre es una posibilidad. Por el momento, Zoom o Microsoft son socios. Ellos quieren que construyamos sobre sus plataformas, pero en el futuro algunos seguirán siendo socios y otros serán competidores. Así es como funciona”, dijo.   

El levantamiento de capital y la confianza en su producto son las claves que Libin concibe como fundamentales para tener “un lugar en la mesa” del mercado de las videollamadas y el streaming, con las que mmhmm busca tener voto entre las aplicaciones que van a decidir “cuál es el futuro del video”.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx