Los troyanos móviles se han convertido en una de las amenazas más propagadas en los últimos años entre usuarios de equipos Android, de acuerdo con ESET Latinoamérica, firma desarrolladora de soluciones en seguridad.

En un comunicado, puntualizó que el año pasado, una nueva variante de downloader (códigos capaces de instalar en el equipo otras aplicaciones descargadas de la red) incrementó sus detecciones entre usuarios latinoamericanos hasta posicionarse como la variante más detectada de este tipo de amenaza en la región.

Así, encontró que el ranking de los países con mayor cantidad de detecciones está liderado por México con 24% Guatemala 14%, Brasil con 9.0%, Colombia 8.0% y Bolivia 7.0 por ciento.

Desde mediados de noviembre, diversos países centroamericanos, junto con Bolivia, fueron algunos de los más impactados en Latinoamérica.

De hecho, si consideramos qué tanto representan las detecciones de este troyano sobre el total de detecciones de malware en cada país, los cinco países más afectados son Guatemala, Trinidad y Tobago, Bolivia, Nicaragua y Honduras, abundó.

Esta amenaza, destacó, se propaga mediante servidores maliciosos, tiendas no oficiales y sitios de malvertising, haciéndose pasar por falsas soluciones móviles de seguridad, reproductores de música y videos, actualizaciones del sistema, Flash Player, WhatsApp y aplicaciones de pornografía.

Una de las principales funcionalidades del malware es comandar decenas de anuncios publicitarios, algunos de los cuales terminan mostrándose a los usuarios finales, alertó la compañía tecnológica.

La aplicación, una vez descargada, se ocultará en el icono del menú de aplicaciones para pasar desapercibida y contactará al servidor que enviará los parámetros de configuración, iniciando un proceso que compartirá anuncios en segundo plano.

Las diversas estafas que prometen iPhones gratuitos, falsas alertas de malware en el equipo que redireccionan a aplicaciones potencialmente peligrosas, sitios de pornografía y apuestas deportivas, son algunos de los anuncios que inundan la pantalla del equipo, añadió ESET.

Además de la molestia que ocasionará al usuario la incesante cantidad de ventanas que se abrirán en su terminal, el consumo de red podría aumentar los costos por telefonía y reducir marcadamente la utilidad de la batería.

Este troyano además tiene la capacidad de propagar otros códigos maliciosos que descarga e instala en el terminal; entre ellos, una aplicación que dice ser capaz de medir el pulso cardíaco mediante el uso de la linterna del equipo, mientras posee una arquitectura dedicada a mostrar publicidades.