“Somos un complemento del Venture Capital tradicional”, dijo Luis Barrios, fundador y director ejecutivo de Arkangeles, una plataforma de inversión en emprendimientos de base tecnológica que entra en el modelo de las instituciones de financiamiento colectivo (crowdfunding) regulado por la ley fintech de México

Para Barrios, el modelo de negocio de Arkangeles, que inició operaciones en 2017, sólo cambia respecto de los fondos de Venture Capital (capital de riesgo) en el sentido de que permite la entrada de nuevos inversionistas con montos mucho menores. Mientras que un fondo de Venture Capital exige una inversión inicial de alrededor de 250,000 dólares, Arkangeles permite la entrada de montos de inversión a partir de 10,000 pesos.

“Un Venture Capital tradicional es un fondo cerrado, exige mayor capital como individuo para ser aceptado como individuo en dicho grupo”, agregó Barrios durante un evento de relacionamiento con inversionistas de la plataforma. 

Otra diferencia entre el modelo de instituciones de financiamiento colectivo como Arkangeles y los fondos de capital de riesgo es que en estos se invierte a través de mandatos en un grupo de compañías, mientras que en Arkangeles es posible invertir en cada compañía de forma individual, lo que ofrece mayor flexibilidad al público inversionista.

“Somos un complemento, además de que podemos apalancar una inversión de Venture Capital, es decir que una startup puede levantar capital de riesgo y luego venir con Arkangeles y levantar lo que le falta. Somos un jugador más del mercado que lo que permite es, al público en general, convertirse en inversionistas de la noche a la mañana”, dijo.

Las instituciones de financiamiento colectivo son aquellas dedicadas a poner en contacto a personas del público en general, con el fin de que entre ellas se otorguen financiamientos, a  través de aplicaciones informáticas, interfaces, páginas de internet o cualquier otro medio de comunicación electrónica o digital, de acuerdo con el capítulo I, artículo 15 de la ley fintech. Son tres los tipos de financiamiento que los inversionistas pueden realizar a través de estas fintech:

  • De deuda.
  • De capital.
  • De copropiedad o regalías.

Curaduría de emprendimientos

En el tiempo que lleva operando, Arkangeles, que entra en la clasificación de instituciones de financiamiento colectivo de capital, ha levantado alrededor de 30 millones de pesos que ha invertido en 41 empresas, con un ticket promedio por emprendimiento que se ha elevado hasta alrededor de 1.5 millones de pesos. De acuerdo con Barrios, que concibe su función en el mercado como una curaduría de emprendimientos, esperan terminar el 2019 con 26 emprendimientos nuevos en los que invertir y esperan expandirse a países que forman parte de la Alianza del Pacífico y España.  

La fintech, que está próxima a someter su solicitud de registro bajo la regulación de la ley fintech ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, revisa alrededor de 700 propuestas de emprendimiento al año, de las cuales selecciona a menos de 5 por ciento. 

“Solo aceptamos a aquellas compañías que están listas para ser invertidas, listas para crecer, que conforman un equipo de trabajo con experiencia en la industria, que tienen una tracción inicial con ventas iniciales y clientes y con una estructura legal y jurídica bien constituida”, dijo Barrios. 

Además de este proceso de selección inicial, se suma el hecho de que las compañías que quieran integrarse a la plataforma deben contar con un capital inicial provisto por otros fondos profesionales en la misma ronda, bajo los mismos términos negociados para la entrada de dicho capital.  

Además de Bayonet, Facturedo, Konsigue, VoxFeed y Eon, como startups a las que inversionistas han financiado a través de Arkangeles, Barrios destaca a Albo, un banco digital (neobank) dirigido por el mexicano Ángel Sahagún, que ha abierto alrededor de 100,000 cuentas bancarias digitales y que recién levantó una ronda de inversión de capital Serie A de 7.3 millones de dólares por parte de los fondos de inversión Mountain Nazca, Greyhound Capital y Omidyar Network.    

Liquidez para inversionistas, el reto

Durante el evento de Arkangeles, estuvo presente María Ariza, presidenta de la Bolsa Institucional de Valores, quien dijo que uno de los retos del ecosistema emprendedor y de inversión, es acortar el tiempo de liquidez de los inversionistas. “Yo vengo de capital privado y lo que está sucediendo en capital privado en México es que se están extendiendo demásiado los tiempos de inversión y es porque nos está costando trabajo encontrar liquidez para nuestros inversionistas”, dijo.

Aseguró que la propuesta de BIVA es acortar el tiempo de inversión, lo que genera un círculo virtuoso al capital privado en la medida en que se permita invertir y desinvertir más rápido. Agregó que es necesario que se listen más empresas en el mercado bursátil al mismo tiempo que haya más inversionistas. “La idea es empezar a incorporar al mercado bursátil antes en la cadena, es decir empezar a financiarte en el mercado no cuando ya llegaste, sino a la mitad de tu crecimiento. El mercado es un complemento para los emprendedores”, dijo. 

Ariza adelantó que le encantaría que ya hubiera una fintech listada en BIVA y que la bolsa está en conversaciones con una de estas empresas de tecnología  financiera para que entre al mercado bursátil. “Hay una que ya le metieron un ticket bien grandote, que lo que hemos explorado con sus inversionistas es que se va a listar en BIVA”, dijo.     

[email protected]