La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos dijo el viernes que puso fin a un programa de vigilancia que le permitía recolectar información de ciertas comunicaciones digitales de los ciudadanos del país, en un inesperado triunfo para los defensores de la privacidad.

La decisión de frenar la actividad, que involucra el seguimiento de mensajes enviados o recibidos de personas que se creía que vivían en el exterior, se dio pese a la insistencia de funcionarios estadounidenses de que era legal y vital para la seguridad nacional.

NOTICIA: Espionaje, armas cibernéticas y sabotaje: futuro oscuro en era digital

El cambio es uno de los más sustanciales en la política de vigilancia estadounidense en años y se da en medio de un extendido debate sobre la privacidad luego de que en el 2013 se dieran a conocer detalles de las actividades de espionaje de la NSA.

"La NSA ya no recolectará ciertas comunicaciones en internet que solamente mencionan un objetivo de inteligencia extranjero", dijo la agencia en un comunicado. "En cambio, la NSA limitará la recolección de comunicaciones que son enviadas a o desde un objetivo extranjero".

NOTICIA: Espionaje de la NSA, imposible con software actualizado: Microsoft

La agencia agregó que borrará "una vasta mayoría" de datos de internet recopilados bajo el programa de vigilancia "para proteger la privacidad de las comunicaciones personales".

abr