Hace unas semanas conocíamos el escándalo de Facebook con Cambridge Analytica, que había contado con datos de 50 millones de usuarios de la red social para fines un tanto dudosos, pudiendo haber influenciado al electorado norteamericano en las últimas elecciones en aquel país. Pues bien, ahora se ha descubierto algo similar con otra red social, en este caso orientada a las citas gays. En ella los usuarios muestran libremente información acerca de sus pruebas de VIH. Información que ha sido compartida a terceros de forma dudosa.

Por lo que se ha destapado gracias a SINTEF, una organización sin ánimo de lucro, se ha conocido que Grindr ha compartido datos de sus usuarios con terceros, como las empresas Apptimize y Localytics.

Lo más grave es que entre estos datos compartidos se encuentran los resultados de las pruebas de VIH de los usuarios, y la fecha en que se ha realizado la última de ellas. Además de este dato, se facilitaba el género, la edad y la ubicación GPS de los usuarios de la aplicación. Todo ello además sin cifrado de dato alguno. Aunque la empresa ha asegurado que estos datos se comparten de forma segura, ha anunciado que dejará de compartir los relacionados con el VIH.

Grindr, fundada en 2009 y que cuenta con más de 3.6 millones de usuarios activos diariamente en todo el mundo, les facilitó a esas compañías parte de la información como el estado de VIH y la fecha de la última prueba, explicó BuzzFeed News.

Además, se podía conocer la ubicación GPS, identidad del teléfono móvil, género, edad, "tribu" (subcultura gay), interés del usuario (amistad o relación) o correo electrónico y a veces se transmitieron a través de "texto sin formato" o sin encriptar, lo que los hace vulnerables a piratas informáticos, según las versiones.

Cooper Quintin, del equipo de tecnología e investigación en seguridad de la organización Electronic Frontier Foundation, aseguró a BuzzFeed News que esa "es una práctica especialmente mala que puede poner su la seguridad del usuario en riesgo".