El negocio del robo de datos personales cada vez se está convirtiendo en un negocio más lucrativo para los cibercriminales. Ahora el crimen no sólo se enfoca en obtener datos financieros sino también en los datos personales que los usuarios ceden de manera voluntaria en redes sociales, redes de información o sitios de retail.

Poco a poco el negocio de vender datos personales se vuelve un negocio más rentable. Con la ayuda de bots como ZeuS, Citadel o SpyEye, los cibercriminales pueden accesar a información almacenada, venderla por una ganancia o la posibilidad de cometer más fraudes.

El año pasado, 10 millones de mexicanos dijeron haber sido víctimas de actividades realizadas por delincuentes cibernéticos como robo de información, hacheo de cuentas, spam y suplantación de identidad, según reveló un estudio de Symantec.

De acuerdo con Brian Krebs, la información de sitios de los usuarios en sitios de retail como Walmart, Amazon, eBay, Apple o Zappos, puede ser comercializada en 2 dólares por usuario. Para sitios como Fedex, UPS el valor sube hasta 5 dólares por usuario.

Con el reuso de contraseñas y datos de seguridad, los cibercriminales pueden tener acceso no sólo a todo tipo de información bancaria sino también información personal. La información almacenada en correos electrónicos puede proporcionar con a un cibercriminal con las herramientas para cometer fraudes con mayor frecuencia.

En redes sociales, es cada vez más la cantidad de información personal que depositamos y que muchas veces no hay manera de protegerla de manera eficiente. El robo de identidad cada vez se convierte en una preocupación para las autoridades judiciales y el robo de datos es una de las principales causas de este fenómeno.

El incremento en los casos de información que ha sido hackeada ha crecido con el incremento del uso de dispositivos tecnológicos y nuestra dependencia a estar permanente conectados. A futuro la identidad cibernética de una persona puede ser utilizada con otros fines, estafas con dinero, robo de identidad o la propagación de información maliciosa.

La venta de información personal puede ser mucho más costosa y dañina a largo plazo, ya que pondrá en situaciones vulnerables a los usuarios por la falta de protección que tienen sobre sus datos. El negocio está en la información.