El gobierno federal recortó 17% su presupuesto destinado a Tecnologías de la Información (TIC) debido a la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19. Los recortes de abril a los capítulos 2000 y 3000 del presupuesto de la administración federal barrieron con el incremento en la inversión en tecnología que tenía prevista para este 2020, de acuerdo con datos de Select, consultoría especializada en Tecnologías de la Información y Comunicaciones.

El gobierno invertirá 41% menos en consumibles y refacciones de cómputo, y menos 22% en telefonía, desarrollo de aplicaciones, consultoría, servicios de telecomunicaciones, servicios de infraestructura y arrendamientos. El único segmento en el que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador invertirá un mayor monto es la adquisición de licencias de software y de equipos de telecomunicaciones.

Esta caída en el presupuesto TIC evapora todas las esperanzas que había depositado el sector TIC en el incremento de 13.4% en la inversión tecnológica que se contempló en el Presupuesto de Egresos 2020. La reducción en la inversión gubernamental también ha sido agregada en la caída de 13.8% que sufrirá el sector TIC en México en 2020, que ya había dado a conocer la consultoría hace unas semanas.

Junto con la manufactura y las industrias extractivas, el gobierno está entre los sectores que más reducirá su inversión en tecnología durante el 2020. Los más afectados, sobre todo por la caída en los sectores restaurantero y de turismo, son los servicios; mientras que las empresas financieras y las comerciales aumentarán por encima del 100% sus inversiones en tecnología respecto del 2020. 

Mercado organizacional deja de invertir 61,000 millones

Select dividió el mercado de las tecnologías de la información en México en tres grandes segmentos

  • Segmento residencial: compuesto por laptops, smartphones, tablets, suscripciones a servicios de internet residencial.

Inversión en 2020: 247,000 millones de pesos

Caída de 12% respecto del 2019

  • Segmento de trabajadores profesionales: compuesto por laptops, smartphones, planes de internet móvil.

Inversión en 2020: 44,000 millones de pesos

Caída de 21% respecto del 2019

  • Segmento organizacional: compuesto sobre todo por servicios de nube, telecomunicaciones y servicios administrados.

Inversión en 2020: 434,000 millones de pesos

Caída de 14% respecro del 2019

Aunque la caída del segmento de trabajadores profesionales es la de mayor magnitud, el recorte en la inversión del sector organizacional supone una pérdida de 61,000 millones de pesos respecto del 2019. Esta cifra es comparable a lo que ocurriría si el sector automotriz detuviera en seco sus inversiones en tecnología, tanto las operativas como las de desarrollo. “De ese tamaño es el hoyo”, dijo Alejandro Vargas, director de Investigación de Select.

Oportunidades

De acuerdo con Select, el presupuesto que una empresa u organización destina a la tecnología está determinado por las necesidades de adopción de cada empresa, así como por sus ingresos.

A partir de esta premisa, la consultoría realizó un análisis sobre cómo se verá afectado cada subsegmento de la economía mexicana de acuerdo con su exposición a los efectos de la pandemia de Covid-19. Esto con el fin de determinar cuáles serán los subsegmentos en los que las empresas tecnológicas encontrarán una mayor receptividad a sus propuestas durante la reactivación económica.

Los subsegmentos “severamente afectados”, como los llama Select son las aerolíneas, los restaurantes, los hoteles, los servicios personales, los servicios artísticos y deportivos y el transporte de pasajeros, entre otros. Los que se han visto ya muy afectados son el sector automotriz, el comercio de maquinaria, la industria del plástico, y el sector público, es decir el gobierno.

Entre las empresas menos afectadas están la industria alimentaria y sus cadenas productivas, los autoservicios, las telecomunicaciones, las farmacéuticas el comercio electrónico y la logística y de acuerdo con la consultoría es a estos a los que la industria TIC debe apuntar.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

kg