Please wait… please wait… , fue el último mensaje que el androide mexicano Golem-II+, creado en el Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y Sistemas de la UNAM, arrojó a sus desarrolladores antes de terminar su participación en el mundial de robótica. Ellos decidieron dejar de esperar.

Era una de las competencias eliminatorias para llegar la final del mundial RoboCup 2012 que tendrá lugar este sábado en el World Trade Center de la Ciudad de México.

Servir cerveza en un restaurante tipo lounge fue el último reto al que los mexicanos se enfrentarían el viernes, al menos como parte de las competencias en el mundial en la categoría @Home, que tiene como objetivo llevar las aplicaciones de la inteligencia artificial a la vida cotidiana.

Golem-II+ pasó las pruebas de preparación previo al reto, desde el reconocimiento de objetos, de programación hasta mecánicas. El problema llegó cuando ingresó al restaurante: al entrar por la puerta, un desnivel en el suelo desestabilizó uno de los dos sensores Kinect de Microsoft que utiliza para ver a su alrededor.

El robot ya no reconoció el sensor y el equipo decidió dar por terminada su participación, tras haber superado, con algunos contratiempos, retos anteriores como limpiar el hogar; y mostrar sus mejores habilidades de reconocimiento de sonidos gracias a su tecnología lingüística.

El grupo de desarrolladores, liderado por el investigador Luis Alberto Pineda Cortés está orgulloso de su participación, que lo colocó en el octavo lugar en las eliminatorias. El nivel era alto y su desempeño fue mejor que en el mundial del año pasado, aseguran.

También se quedaron en el camino el resto de los 15 equipos mexicanos que participaron en la división Major de las categorías @Home, Soccer y Rescue, desarrolladores del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), el Cinvestav, La Universidad Panamericana, el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Universidad La Salle, entre otras.

UN ENCUENTRO EUFÓRICO

La euforia rodeaba en cada uno de los partidos de futbol soccer entre los robots humanoides y los motorizados. Los asistentes echaban porras a los robots, como si la energía humana pudiera influir en un ánimo imaginario de las máquinas.

Niños y adultos, algunos curiosos y otros expertos investigadores analizando cada uno de los movimientos compartían un mismo escenario donde la emoción de ver un duelo entre máquinas era equiparable a ver un América Vs. Chivas, o Alemania Vs. Grecia.

Los participantes, algunos cabizbajos por las derrotas y otros orgullosos de su participación, terminaban compartiendo consejos de programación; otros más despidiéndose tras no clasificar a las finales, con la promesa de volverse a ver en el siguiente encuentro.

Este sábado será el último día de las disputas entre los robots. Las finales que iniciarán desde las 9:00 horas pondrán a prueba los desarrollos más avanzados hasta ahora. Los países favoritos son Alemania, Estados Unidos y Japón, según comentan los asistentes que han seguido cada una de las competencias.

Pero lo importante será el aprendizaje en una disciplina que aún tiene mucho camino por recorrer tanto en México como en el mundo.

[email protected]