A diferencia de años anteriores, la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti) no llevará a cabo su Asamblea General Ordinaria de este 2020 en un salón de un hotel de la Ciudad de México, ni convocará a los representantes de la industria tecnológica y a funcionarios de gobierno para escuchar el informe de actividades de su actual presidente, Carlos Funes, quien a su vez es director del unicornio mexicano del software Softtek.

En un breve comunicado, la cámara que concentra al grueso de las empresas de tecnología y telecomunicaciones del país, salvo notables excepciones, como América Móvil, anunció que la edición número LXII de su Asamblea General Ordinaria no se llevará a cabo el próximo 24 de marzo como se tenía previsto, sino que "se realizará en un esquema de participación controlada de afiliados a través de las Sedes Regionales y Oficinas de Representación, dando cumplimiento a lo señalado en los Estatutos de la Cámara y en la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones".

La Canieti aseguró que esta es una medida de prevención con la que asume el compromiso de salvaguardar la salud y el bienestar de los medios afiliados a Canieti ante la eventual transición de la fase uno a las siguientes etapas de propagación y tratamiento del Covid-19, "con base en las recomendaciones y acciones que se están llevando a cabo para controlar este suceso".

La Canieti agremia a compañías como AT&T, Axtel, Cisco, Huawei, IBM, Intel, Microsoft, Motorola, Nokia, Qualcomm, Sap México; así como a miles de empresas tecnológicas en sus sedes regionales del país.

En días recientes, distintas organizaciones y empresas mexicanas e internacionales se han sumado a la lista de quienes promueven el trabajo desde casa (home office) y otras medidas para mitigar el contagio del nuevo coronavirus tanto en los centros laborales como en el transporte público. La empresa de telecomunicaciones AT&T, Clip, los bancos Banorte, HSBC y BBVA, así como diversas dependencias públicas han tomado medidas como el que sus trabajadores laboren desde casa, limitar la cantidad de personal laborando en oficinas y sucursales, así como ofrecer sus servicios únicamente por internet o vía remota.

En su reporte de la tarde del miércoles 18 de marzo, la Secretaría de Salud anunció que el número de personas contagiadas con coronavirus ascendió de 93 a 118, un incremento de 26% en 24 horas. Además, la noche también de este miércoles, la dependencia del gobierno federal confirmó la primera muerte de una persona a causa de este virus.

(Con información de Alhelí Montalvo)

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx