Las Vegas.- Robin Chase, cofundadora de Zipcar, visualiza un futuro en el que la economía colaborativa que dirige y los vehículos autónomos son el presente del transporte en entornos urbanos.

A medida que las ciudades se conectan y tienen la capacidad de convertirse en espacios inteligentes que aprovechen los recursos tecnológicos y la información de otros vehículos, la movilidad urbana puede ser una de las áreas más beneficiadas por el Internet de las Cosas.

Para Robin Chase, poder viajar de la puerta de tu hogar a la puerta de tu oficina al mismo precio que un viaje en transporte público traerá grandes cambios a la manera en que actualmente nos movemos. Los futuristas han visualizado algunas de las maneras bajo las cuales se podrían mejorar la calidad de vida de los humanos si se les permite desarrollar otras actividades mientras realizan sus traslados.

Chase participó este viernes en una de las últimas keynotes de la feria CES 2016, que cada año se realiza en Las Vegas, Estados Unidos, y presenta las innovaciones y los productos de tecnología de consumo más relevantes de la industria.

NOTICIA: CES 2016: Autos autónomos se roban el show

De acuerdo con la cofundadora de la compañía más grande de autos compartidos en Estados Unidos, los vehículos con un solo pasajero representan 80% del tráfico urbano, y esto afecta a la movilidad. Con la economía colaborativa esa cantidad puede reducirse considerablemente, y según Chase sólo se necesitaría alrededor de 10% para satisfacer esas demandas.

Zipcar cuenta con una flotilla de autos compartidos de más de 10,000 vehículos que brindan servicio a casi un millón de usuarios en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, España, Francia, Austria y Turquía.

Incluso, dice Chase, el sector del comercio minorista podría beneficiarse, al ser más económico tener un vehículo de una cafetería o un restaurante en movimiento, que pagar por una renta fija.

Scott Corwin, de la consultora Deloitte, dijo las nuevas propuestas de vehículos autónomos y modelos de economía colaborativa están siendo agentes de cambio dentro de la industria automotriz.

NOTICIA: CES 2016: Netflix quiere llegar a todos los rincones del planeta en 2016

Cuando las ciudades implementen tecnología para vehículos autónomos, podremos ver una reducción en el número de accidentes, en multas de tránsito, un mejor uso de combustibles y eso podría reducir las 40,000 muertes que anualmente ocurren por accidentes viales.

Durante el panel de perspectivas sobre el futuro de la movilidad que se llevó a cabo en el Centro de convenciones de Las Vegas, en el penúltimo día de actividades del CES, tanto Chase como Corwin llegaron a la conclusión que este tema debe de despertar un debate nacional sobre hacia dónde debe de ir la movilidad urbana en un futuro.

La Asociación de Tecnología de Consumo (CTA) ha empujado por nuevas maneras de movilidad, como los taxis compartidos y los servicios de Uber o Lyft, para mejorar el tránsito de la feria de tecnología más importante del planeta.

NOTICIA: CES 2016: YouTube apuesta por la realidad virtual

Mientras la industria automotriz sigue empujando los autos eléctricos como una nueva alternativa, para Chase se pueden lograr más cosas con las ciudades inteligentes y los vehículos autónomos. Aunque todavía tienen un largo camino por recorrer para generar la confianza de los usuarios y seguir aprendiendo de sus errores y fallas. Al igual que sus creadores, los vehículos no son perfectos, pero tienen la capacidad de aprender de sus errores y evitar repetirlos.

La transformación hacia nuevos modelos se movilidad se mueve actualmente a pasos agigantados y ahora el mundo no tardará cincuenta años, que fue el tiempo que tardó el cambio del caballo a la carreta, para transformar la manera en que nos movemos.

antonio.becerril@eleconomista.mx