La automatización de procesos y el machine learning, que dotará a diversos mecanismos de los sistemas productivos la capacidad para adaptarse y tomar decisiones autónomas, está trastocando a muchas industrias y la logística no escapa a esta tendencia.

El uso de este tipo de herramientas tiene además un amplio espectro de incidencia y va desde el uso y procesamiento de grandes volúmenes de datos para hacer un match preciso de oferta y demanda, hasta soluciones para el control eficiente de la movilidad.

Este modelo de negocio se hará evidente en el mundo y en la industria de logística desde el 2021 y las alianzas se reproducirán en este sector de manera paulatina hacia el 2030, en Europa, Estados Unidos y Asia, opina Carlos Zegarra, socio de la consultoría PwC.

Para asegurar que no pierdan competitividad, las empresas pueden plantearse la contratación de proveedores que dominan el tema tecnológico, mediante desarrollos como la subcontratación de infraestructura en la cadena de valor, desde un centro de distribución hasta la última milla de entrega de un producto, de acuerdo con el especialista.

Si quieren participar en el nuevo modelo de negocio, las empresas deberán agregar capacidades, ya sea mediante la alianza con terceros con capacidad digital o a través de sus propios desarrollos, sostuvo el analista.

Explicó que, en esta transformación de la industria de logística, las empresas de tecnología se volverán los jugadores clave, ya que proveerán el servicio sin necesidad de ser dueños de la infraestructura: “ya lo están haciendo”, precisó.

Industria 4.0

En el caso de México, su “gran potencial” en desarrollo logístico ocasionó que la empresa alemana DB Schenker aliste aquí el lanzamiento de su plataforma Connect 4.0, con la cual buscan facilitar el acceso de sus servicios a empresas de diferentes tamaños e incluso a startups, de “forma cómoda, rápida y transparente”.

“El crecimiento que estamos viendo es muy atractivo con clientes corporativos. México es una economía competitiva y por eso estamos integrando los últimos avances que hemos desarrollado con nuestros especialistas”, comentó el director ejecutivo de DB Schenker y presidente del Consejo de Administración de Schenker AG, Jochen Thewes.

En su interés por los avances tecnológicos, DB Schenker se convirtió en la primera empresa de logística en operar un camión eléctrico y autónomo en Suecia (en colaboración con la firma Einride), el cual llamó la atención a nivel mundial y Jochen Thewes fue testigo del histórico hecho el pasado 15 de mayo, cuando se hizo el primer recorrido, luego de varios meses de prueba.

Entre las ventajas que generará el proceso de automatización de los vehículos de carga y de la cadena de valor de esta industria, Carlos Zegarra mencionó el uso eficiente del combustible y de la energía eléctrica, la eliminación del chofer y de la cabina de los vehículos de carga. Ésta representa un tercio del costo de producción de un vehículo de carga.

El flete autónomo es el nuevo componente de la automatización de la cadena de suministro, el cual permitirá que el mismo producto envíe una señal y sea recolectado en un centro de distribución autónomo. Esta tecnología permitirá eliminar los fletes muertos que actualmente son de 60% en promedio.

Hoy en día, el uso del Internet de las Cosas y la inteligencia artificial en logística ya permite detectar el consumo de diésel y hasta darle seguimiento al operario, mientras que en sectores como el de agroalimentos, se logra una mayor automatización, y realizar el mantenimiento predictivo, comentó Francisco Corona, director de Cloud and Enterprise Services, en Microsoft México.

Explicó que, a través del Internet de las Cosas, se pueden instalar sensores en la cabina de un tráiler y detectar el consumo de diésel, ver cómo acelera la unidad o si el operario se queda dormido, envía una alerta, etcétera.

En suma, la tecnología autónoma “permitirá al producto, al centro de distribución y al camión de carga determinar el mejor momento de entrega, mediante algoritmos, y reglas de costo por paquete, tiempo de entrega, nivel de servicio, garantía, entre otras, para ser despachado, desplazado y entregado”.

(Con información de Alejandro de la Rosa)