Apple lanzó el lunes una actualización que corrige una debilidad en su sistema operativo que, según investigadores, era explotada por el software espía Pegasus de una firma israelí.

El Grupo NSO está en el ojo de la tormenta tras una investigación de medios internacionales que determinó que su software Pegasus se usó para espiar los teléfonos de activistas de derechos humanos, periodistas e incluso jefes de Estado.

Apple y expertos en seguridad cibernética instaron el lunes a los propietarios de iPhones y otros dispositivos con sistema iOS a instalar la actualización del software.

Investigadores de Citizen Lab, una organización de vigilancia cibernética en Canadá, hallaron el problema mientras analizaban el teléfono de un activista saudí que había sido infectado con el software espía Pegasus de NSO Group.

"Determinamos que la empresa mercenaria de software espía NSO Group utilizó la vulnerabilidad para explotar e infectar de forma remota los últimos dispositivos de Apple con el software espía Pegasus", escribió Citizen Lab en un post.

Agregó que en marzo examinó el teléfono del activista y determinó que había sido pirateado con el spyware Pegasus a través del software de mensajes de texto iMessage.

"Apple está al tanto de un informe que afirma que este problema pudo haber sido explotado activamente", señaló el gigante tecnológico en una publicación sobre la actualización de seguridad.

Citizen Lab dijo creer que el hackeo fue obra de NSO Group.

"La venta de tecnología a gobiernos que la utilizarán de forma imprudente, violando las leyes internacionales de derechos humanos, facilita, en última instancia, el descubrimiento del software espía por parte de organizaciones de vigilancia, como nosotros y otros hemos demostrado en múltiples ocasiones y como nuevamente fue el caso en esta ocasión", dijo Citizen Lab.

kg