Al cierre de marzo de 2011, 243,000 contribuyentes ya se habían incorporado al sistema de facturación electrónica implementada por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

En el Foro Factura Electrónica organizado por El Economista en Querétaro, Fernando Martínez Coss, administrador central de Servicios Tributarios del SAT, explicó que esta cifra estuvo compuesta por 235,752 pequeñas y medianas empresas (97%) y 7,406 grandes contribuyentes (3%).

El agente del SAT destacó el avance del proceso, ya que hasta finales de 2010 se registraron 122,000 contribuyentes que facturaban electrónicamente.

De acuerdo al órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), al fin del tercer mes del año se habían emitido aproximadamente 1,372 millones de comprobantes fiscales electrónicos.

Martínez Coss recordó que la obligación de facturar electrónicamente a partir de este año es solamente para las empresas que tienen ingresos por más de 4 millones de pesos.

Insistió en que aquellos contribuyentes que tienen comprobantes impresos del año pasado pero con vigencia en el 2011 podrán seguir utilizándolos siempre y cuando tengan autenticidad.

El representante del SAT reconoció que aún faltan muchos contribuyentes por mudarse al nuevo sistema, pero refirió que la medida fue planteada en 2010 como un esquema paulatino para combatir la evasión fiscal, que el año pasado representó pérdidas por 16,000 millones de pesos con la emisión de comprobantes apócrifos.

Martínez Coss subrayó que esta conversión gradual pretende agilizar los procesos, garantizar el cumplimiento de las obligaciones fiscales, reducir los costos y coadyuvar a la protección de la ecología.

El funcionario del SAT indicó que el gran reto es cambiar la cultura de facturación tradicional y enfatizó que México y Brasil están a la vanguardia con esta transición y por eso los demás países están volteándolos a ver.

[email protected]