Los analistas económicos del sector privado prevén que a partir del tercer trimestre del 2016, la tasa de fondeo interbancario del Banco de México (Banxico) se coloque por arriba del objetivo actual de 3.75%, según su encuesta de marzo.

En promedio, los 36 grupos de análisis y consultoría económica consultados por el banco central anticipan que al cierre del segundo tercio de este año la tasa se ubique en 3.87%, y para el tercer trimestre, avance a 3.99%; al término del 2016, el pronóstico de la tasa de referencia se ubicaría en 4.19 por ciento.

Ésta, a su vez, avanzaría paulatinamente hasta llegar al primer tercio del 2018 a un nivel de 4.99 por ciento.

Ya para el segundo semestre del 2016, la mayoría de los analistas vaticina una tasa de fondeo interbancario por arriba de la tasa objetivo actual y, a partir del inicio del 2017, todos auguran una tasa mayor al objetivo actual; destaca la encuesta que ningún especialista pronostica una tasa objetivo menor a la actual.

Los especialistas del sector privado disminuyeron una vez más su expectativa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) real para el 2016, al quedar en 2.40 por ciento. Tal estimación es la más baja desde marzo del 2015, mes en el que los analistas esperaban que la economía mexicana creciera 3.51 por ciento.

En cuanto a la distribución de las respuestas de los especialistas consultados por Banxico respecto de los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico del país en los próximos meses, destaca su preocupación por la inseguridad, que pasó de un porcentaje de respuestas de 7% en febrero a 12% en marzo, pero aún sin el nivel de mayo del año pasado, cuando se ubicó en 25 por ciento.

No obstante, la principal preocupación de los especialistas consultados por el banco central es la debilidad del mercado externo y la economía mundial, con 25% de las respuestas y el de mayor frecuencia por séptimo mes al hilo, que se compara con 24% del mes previo; la segunda preocupación es el precio de exportación del petróleo (que pasó de 12 a 15%), en tanto que la inestabilidad financiera internacional se ubicó en el tercer sitio, con 14% de la frecuencia de respuestas, menor a 20% de febrero.

En esta ocasión la incertidumbre cambiaria se redujo considerablemente como un factor de preocupación entre los especialistas en economía, al pasar de 8% de menciones en febrero a 3% en marzo.

Resultados mixtos

Respecto de la inflación general, los analistas estimaron que cerrará este año en 3.34%, por debajo de 3.3% calculado en febrero, mientras las expectativas de inflación subyacente, que excluye precios volátiles, tuvieron una dinámica diferente (de 3.05 a 3.11 por ciento).

Los pronósticos del nivel de la tasa de interés del Cete a 28 días de la encuesta de abril para el cierre de este año descendieron respecto de marzo, de 3.61 a 3.53 por ciento.

Las expectativas recabadas en marzo del tipo de cambio del peso frente al dólar estadounidense para el cierre del 2016 se revisó a la baja (apreciación), de 17.89 a 17.66 pesos. De hecho, es la primera vez desde que se hace el pronóstico de esta variable (diciembre del 2014), que se reduce la previsión.