Dos bancos que operan en México lanzaron recientemente un producto a través del cual es posible enviar dinero a través de WhatsApp. Banorte recién lanzó esta funcionalidad en su aplicación de banca digital y Santander hizo lo mismo a principios de abril pasado. La peculiaridad de Santander es que lo hizo mediante la base tecnológica provista por la fintech mexicana Swap, que actualmente procesa alrededor de 2 millones de pesos cada hora en transferencias a través de WhatsApp, Facebook Messenger, Instagram y Twitter.

Swap es una empresa de tecnología financiera (fintech) nacida en 2015 que en este 2019 busca convertirse en un banco digital. “Empezamos como una aplicación de pagos entre personas y hemos agregado más funcionalidades financieras. Lo que nos ha hecho convertirnos en un banco digital”, dijo Bruno Ramos, director ejecutivo y fundador de Swap en entrevista.

De acuerdo con el ejecutivo, la idea comenzó cuando notó la desconfianza que tienen los mexicanos hacia las instituciones financieras tradicionales, los bancos. La primera funcionalidad de su aplicación, que a diferencia de la de Banorte funciona en sistemas operativos Android y iOS, fue el envío de dinero a cualquier persona de la lista de contactos, a cualquier tarjeta de débito y a cualquier cuenta bancaria a través de un teclado integrado en todas las aplicaciones de mensajería instantánea y redes sociales que dependen de Facebook.

“Nos dimos cuenta de que la aplicación que más se usa no sólo en México sino a nivel mundial es Whatsapp. La mayoría de la gente que tiene un smartphone usa Whatsapp”, dijo Ramos.

A nivel mundial, tan sólo las aplicaciones de mensajería instantánea y de redes sociales controladas por Facebook cuentan con la mayor penetración en más de 100 países del mundo. WhatsApp tiene 1,500 millones de usuarios; Facebook Messenger alcanza a 1,300 millones e Instagram a 1,000. Sumados tienen una penetración de 3,800 millones de usuarios, de acuerdo con HootSuite.

En México, la situación no es distinta. De acuerdo con el reporte de HootSuite publicado en enero del 2019, 87% de los usuarios de internet usan WhatsApp; 74% usan Facebook Messenger y 64% usan Instagram.

De acuerdo con Ramos, fue a partir del desarrollo de esta funcionalidad, que básicamente se trata de un teclado especial que se integra a las aplicaciones de mensajería instantánea y de redes sociales y que permite enviar dinero a los contactos del usuario, que varios bancos empezaron a acercarse con la fintech, lo que dio como resultado el lanzamiento que hizo Santander en abril pasado.

Desde su lanzamiento, Swap ha ido integrando más funcionalidades a su plataforma, que incluyen el fondeo de cuentas en tiendas de conveniencia y el retiro de dinero de cajeros automáticos sin contar con una tarjeta. Además ofrecen créditos personales con un costo de 20% de comisión y un monto máximo de 50,000 pesos.

Además, adicional a que ya era posible agregar cualquier tarjeta de débito o crédito a la aplicación, Swap está en planes de ofrecer, con el respaldo de Visa, una tarjeta que puede ser utilizada en cualquier comercio nacional e internacional.

Con el lanzamiento de este grupo de funcionalidades, Swap se asume como un banco digital en forma que procesó en abril alrededor de 90 millones de dólares, lo que significa que cada hora procesa 2 millones de pesos y que además supone un crecimiento mensual de entre 12 y 15 por ciento.

En 2018, la fintech levantó una ronda de inversión de 7.5 millones de pesos a través de la plataforma de crowdfunding Propeller y en este 2019 planean levantar una ronda de inversión de capital semilla (Serie A) a finales de año, aunque no han definido el monto que planean alcanzar.

El plan de la compañía con la búsqueda de este financiamiento es llegar a otros mercados emergentes en América Latina, aunque en México no pierden tiempo y ya están tramitando el registro ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, a propósito de la llamada Ley Fintech de la que Ramos dijo que si bien ayuda a estructurar mejor a más empresas y a darle más confianza a los usuarios, requiere de procesos engorrosos.

“Siempre y cuando no afecte la experiencia del cliente y no se refleje en un aumento de costos para el cliente está bien”, dijo.

Si bien Swap es ahora una fintech mexicana robusta en el mercado de pagos digitales, la entrada de nuevos participantes de un tamaño considerable tanto en territorio nacional, como es el caso de Banorte, como en el internacional, como la llegada del brasileño Nubank, representa un reto para la compañía.

[email protected]