La implementación de Solvencia II, esquema que se contempla en la ley de seguros y fianzas, provocará que los requerimientos de capital en las empresas incrementen entre 25 y 35%, según análisis realizados basándose en los modelos europeos, informó Recaredo Arias Jiménez.

El Director General de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) expresó que, en el caso de las reservas técnicas, se podría esperar una reducción de alrededor de 10%, debido a que el sector tiene márgenes prudenciales muy elevados actualmente.

En conferencia de prensa, Arias Jiménez enfatizó que las estimaciones podrían cambiar, dependiendo de los modelos de Solvencia II que se apliquen en México.

Con el nuevo sistema, se van a calcular los requerimientos de capital para algunos de los activos en caso de que hubiera riesgos potenciales de que éstos pierdan su valor , precisó.

Recaredo Arias enfatizó que la ley entrará en vigor dos años después de su publicación; sin embargo, las modificaciones que se realizan a la normativa del contrato del seguro entrarán en vigor al día siguiente de su publicación.

En las reformas a la Ley sobre el Contrato del Seguro, destacan que los asegurados y las compañías podrán pactar los plazos de pago de las pólizas, además de especificaciones sobre la contratación de seguros obligatorios.

Durante la reunión con medios de comunicación, declaró que la regulación secundaria que resultará de la ley de seguros y fianzas, recientemente aprobada por el Senado, debe contemplar todos los modelos para definir Solvencia II, una reducción en los periodos de retorno para riesgos catastróficos y un mejor gobierno corporativo.

El Director General de la AMIS destacó que, para 2013, el sector enfrentará una etapa muy ardua de negociaciones con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, para la regulación secundaria.

El sector asegurador pedirá a las autoridades que la circular única (regulación secundaria) contemple que el periodo de retorno para el cálculo de las reservas de un evento catastrófico, tales como huracanes o terremotos, pase de 1,500 años a 600 años.

Consideramos demasiados prudentes los criterios que sostienen las autoridades para determinar los requerimientos. Hemos hecho una serie de estudios para llevarle propuestas buscando que se dé el nivel prudencial razonable que permita que estemos en un equilibrio adecuado , expresó.

Otros de los elementos que el sector asegurador negociará con las autoridades es que se promueva la innovación y modernización para el registro de nuevos productos y también que se reconozca la contratación del reaseguro no proporcional para el cálculo del capital de solvencia y de las reservas.

[email protected]