La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) dará más garantías de crédito a las instituciones bancarias para que participen en el otorgamiento de financiamientos puente a las constructoras de vivienda.

Jorge Carlos Ramírez Marín, titular de la Sedatu, anunció que en el 2014 enfatizarán el aprovechamiento de garantías de crédito para premiar a instituciones bancarias que apuesten al sector hipotecario.

Las instituciones financieras que apuesten por el sector hipotecario encontrarán en el gobierno de la República un aliado y en la Sedatu y entidades que nos coordinamos, programas y herramientas que garantizarán sus acciones , sostuvo el funcionario federal.

Durante el Magno Evento Hipotecario 2014 de Banorte, Jorge Carlos Ramírez Marín informó que para este año la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) tiene un presupuesto para crédito directo e inducido de 260,000 millones de pesos, lo que representa un crecimiento de 15% con respecto al 2013, pero de 37% en relación con el 2012.

Gracias al Congreso de la Unión, este 2014 se logró que el presupuesto para el sector de la vivienda fuera histórico, el subsidio para la construcción de casas que administra la Conavi creció 40%, para llegar a 12,000 millones de pesos , agregó.

Para el 2014 el presupuesto del sector es de 50,000 millones de pesos para alcanzar 338,000 millones de pesos, en conjunto con todas las instituciones sectorizadas de la industria de la vivienda del gobierno federal.

El titular de la Sedatu destacó que este año las condiciones del mercado hipotecario son favorables: Si hay un buen momento para adquirir vivienda es hoy; la apreciación de ésta fue de 5%en el segundo semestre del 2013 .

Por su parte, Banorte Ixe anunció que este año prevé una derrama económica de 36,000 millones de pesos para el sector inmobiliario, esto es 6,000 millones de pesos más que en el 2013.

Sin embargo, si se necesita más dinero, la banca lo colocará, destacó Isidoro Sánchez, director hipotecario de Banorte Ixe.

Alejandro Valenzuela, director general del Grupo Financiero Banorte, reconoció que el 2013 fue un año difícil, especialmente por la problemática en que cayeron algunas de las principales vivienderas.