El sector asegurador mexicano registró, al tercer trimestre de este año, un crecimiento real anual de 3.3%, informó la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Cabe destacar que el crecimiento no considera la póliza bianual de daños de Pemex —la cual fue adquirida por la aseguradora Mapfre— que se contrató en el 2017. Si se considera esta póliza, el crecimiento del sector fue de 6.3 por ciento.

A través de un comunicado, la AMIS destacó que el crecimiento fue impulsado, principalmente, por un alza en las primas de los seguros de vida, así como de los seguros de pensiones.

“El motor del sector asegurador es la venta de seguros con alto componente de ahorro, como las pensiones o los seguros de vida”, refirió Recaredo Arias, director general de la asociación.

En este sentido, el valor de las primas de pensiones tuvo un incremento de 14.1% anual, liderado por los contratos individuales, los cuales pasaron de 90,033 millones de pesos a 105,706 millones.

Respecto al rubro de accidentes y enfermedades, las primas registraron un crecimiento de 12.6%, principalmente por el aumento de 12.9% de las pólizas de gastos médicos. Dentro de este mismo rubro, el seguro de salud presentó un incremento de 10.7%, mientras que la cobertura de accidentes personales creció 9.5 por ciento.

En el caso de las primas de seguros de autos, el aumento fue de 9.2% al alcanzar un valor de 79,664 millones de pesos.

Por su parte, las primas de daños —sin contar las de auto y la de Pemex— crecieron 7.4% anual al tercer trimestre del año. El crecimiento se vio impulsado por el incremento de 10% en el valor de las primas para el crédito a la vivienda.

De esta manera, el monto total de las primas emitidas sumó casi 400,000 millones de pesos. De esta cifra, 74.7% de las pólizas fue contratado de manera tradicional, mientras que 25.3% fue adquirido a través de productos bancarios.

Anteriormente, Recaredo Arias indicó que para este año el sector asegurador crecerá 6.5% anual, dato menor a lo estimado a inicio del año, que fue de 7.5 por ciento. Refirió que el menor crecimiento en el sector tiene que ver con el crecimiento de la economía mexicana.

Para el siguiente año, agregó, la AMIS estima que el sector asegurador crezca alrededor de 6.4 por ciento.

Siniestros crecen 6.3%

“Otro punto igual de importante es que el costo total de los siniestros directos, es decir, las indemnizaciones pagadas, tuvo un incremento de 6.3% respecto al mismo periodo del 2017, este año se pagaron 232,343 millones de pesos”, precisó el directivo. Cabe destacar que el seguro que tiene una mayor participación en el mercado es el de vida, con  41.6% del total; le sigue el de autos, con 20.6%; el de daños (sin autos), con 17%; los de accidentes y enfermedades, con 16%, y finalmente las pensiones, con 4.8 por ciento.

Por último, Recaredo Arias expuso que la industria aseguradora es solvente, ya que se cuenta con 1.18 pesos por cada pesos de reservas que solicita la ley.

“Quiere decir que tenemos más que cubiertos a nuestros asegurados, así garantizamos que vamos a pagar nuestras obligaciones al público”, finalizó el directivo.

valores@eleconomista.mx